breema

Breema – El arte de estar presente

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

La técnica Breema ofrece pasos prácticos para establecer una verdadera conexión cuerpo-mente, unificando las energías del cuerpo, la mente y las emociones. La filosofía y los principios de Breema tratan de la naturaleza esencial de la vida, de un significado más profundo de salud, y son un camino para obtener un conocimento práctico y autoverificable que puede llevarnos a comprendernos y descubrir nuestro verdadero potencial. Mucha gente tiene el deseo de estar presente, de vivir en el “ahora”. Pero la pregunta es: ¿Cómo lograrlo? ¿Cómo evitar ser arrastrados por todos los pensamientos y emociones que nos llenan a cada segundo y volvernos receptivos a experimentar el momento presente y poder así vivir nuestra vida más plenamente?

Antes de poder entender qué tenemos que hacer para encaminarnos en esta dirección es necesario conocer como funcionamos. Para empezar Breema nos explica que estamos formados por tres centros: mente, cuerpo y emociones. Estos centros deberían funcionar en cooperación y armonía, pero si nos observarnos honestamente veremos que no es así. Nuestra mente está siendo bombardeada constantemente por pensamientos que no ha escogido, pensamientos que clasifican, organizan y juzgan todo lo que vemos, preocupaciones por el futuro y el pasado (con las cuentas de mañana, o con lo que dije ayer o quiero decir esta tarde…). Lo habitual es que la mente nunca esté disponible para lo que nos pasa “ahora”. Nuestras emociones siempre están oscilando como un péndulo entre lo que nos gusta y lo que no nos gusta, entre la alegría y la tristeza. Además normalmente, cuando la mente quiere algo, esto es rechazado por la emociones, y viceversa. Así vivimos en un continuo conflicto entre mente y emociones, que se acaba manifestando en el cuerpo en forma de tensiones e inercia.

Pero por suerte nuestro cuerpo sólo puede ser experimentado en el presente. Podemos pensar en nuestro cuerpo ayer o mañana, pero si queremos experimentarlo la única posibilidad es hacerlo ahora. Por esta razón Breema utiliza la conexión cuerpo-mente como una herramienta práctica que nos puede llevar a vivir el presente. Por ejemplo, para saber que mi cuerpo respira (y está constantemente respirando) necesito que mi mente registre la inspiración y la expiración y que se mantenga conectada con el aire entrando y saliendo del cuerpo, dejando que esto sea lo único que haga (Momento único – Actividad única, uno de los principios de Breema).

Para liberarnos de las tensiones innecesarias acumuladas en el cuerpo, calmar la mente y equilibrar las emociones, Breema enseña secuencias cómodas y nutrientes en pareja (con un dador y un receptor) y ejercicios sencillos de auto-aplicación (auto-Breema) que incluyen: estiramientos suaves, inclinaciones sobre la musculatura y movimientos rítmicos y fluidos que aportan relajación y energía para todo el cuerpo. Al practicar las secuencias en una clase de Breema o al recibirlo de un instructor o Practicante certificado, uno experimenta el efecto de los Nueve Principios de Armonía en los cuales Breema está fundado:“sin juzgar”, “sin forzar”, el equilibrio de la firmeza y la suavidad, el apoyo mutuo, el ritmo natural de la vida sin prisa y sin pausa. Al dejarse llevar por esa atmósfera de aceptación uno se relaja profundamente y se manifiesta tal y como es, sin extras: dejando ir las preocupaciones e ideas de cómo es o tendría que ser, y experimentando lo que es en realidad.

Una sesión de Breema se recibe completamente vestido, con ropa cómoda, sobre una superficie acolchada. El estudio y la aplicación de los Nueve principios de Armonía, primero se practican a través del trabajo corporal con Breema y los ejercicios de auto-breema, pero el objetivo final es llevar estos principios a nuestro día a día, viviendo así nuestra vida con más totalidad. Estos principios son puertas de entrada a la experiencia de estar Presente. Por ejemplo, empecemos por intentar averiguar si nuestro cuerpo está cómodo. No puedo saber si mi cuerpo está cómodo mientras mi mente está pensando en otra cosa, desconectada de mi cuerpo. Para que yo haga algo para estar más cómodo, el primer paso es ver que no lo estoy. Muchas veces presto de pronto atención a mi cuerpo y en este momento observo que tengo tensión en algún sitio: a veces en mis ojos, en mi cara o en otra parte del cuerpo.

También suelo comprobar que hasta que no me acordé de ese principio, no tenía ni idea de que estaba incómoda. En cuanto se despierta en mí el deseo de experimentar el cuerpo, la mente se vuelve más receptiva y empieza a percibir cosas que normalmente no ve. Inmediatamente otro principio viene mi conciencia: sin juzgar. Recuerdo lo que se repite muchas veces en las clases de Breema: ver, aceptar y seguir, y esto me ayuda a poner mi energía en la dirección que quiero seguir: estar presente. Así que en lugar de malgastar mi energía analizando porque estoy tensa, o criticarme por ello, pongo mi energía en qué puedo hacer, doy un paso hacia estar más cómoda y dejar ir lo que no necesito ahora.

Pero mi objetivo no es conseguir por un momento la comodidad corporal y luego regresar a mi estado automático, el que vive entre el pasado y el futuro. Lo que quiero es registrar esa conexión de cuerpo y mente al máximo nivel posible. Por experiencia sé que si mantengo esa conexión durante el tiempo suficiente siento una nueva energía: las emociones se unen a la actividad de cuerpo y mente, y entonces experimento la participación plena. La unidad de esos tres centros que comentamos al principio del artículo (cuerpo, emociones y mente), nos permite experimentar el Estar Presente, nos llena de energía consciente y nos hace ver que deseamos vivir la vida momento a momento.

 

Los Nueve Principios de Armonía de Breema

CUERPO CÓMODO
Cuando vemos el cuerpo como parte de la totalidad y no como algo separado, no hay lugar para sentirse incómodo.

SIN EXTRA
Para expresar nuestra verdadera naturaleza no se necesita nada extra.

FIRMEZA Y SUAVIDAD
La firmeza verdadera es siempre suave. La suavidad verdadera es siempre firme.

PARTICIPACIÓN PLENA
La forma más natural de vivir y de movernos es con participación plena. Y esto es posible cuando el cuerpo, la mente y los sentimientos están en plena unidad.

APOYO MUTUO
Cuanto más el Ser participa, más posibilidades tenemos de apoyar la vida y reconocer que la Existencia nos apoya. Dar y recibir apoyo sucede simultáneamente.

SIN JUZGAR
En el ambiente de no juzgar, experimentamos la aceptación de uno mismo en el momento. Cuando estamos en el presente, somos libres de prejuicios.

MOMENTO ÚNICO / ACTIVIDAD ÚNICA
Cada momento es nuevo, único, plenamente vivo. Cada momento es una expresión de nuestra verdadera naturaleza, completo en si mismo.

SIN PRISA / SIN PAUSA
En el ritmo natural de la energía vital, no hay prisa ni hay pausa.

SIN FORZAR
Cuando dejamos de lado la suposición de que estamos separados, dejamos de lado el forzar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ARTÍCULOS RELACIONADOS

No pierdas de vista estos posts