Lactancia materna

La Organización Mundial de la Salud recomienda que los lactantes se alimenten con Lactancia Materna (LM) de manera exclusiva hasta los 6 meses de edad. Hasta ese momento no necesitan ningún otro alimento ni bebida ni siquiera agua, salvo situaciones especiales indicadas por el pediatra.

A partir de los 6 meses se debe mantener la LM junto con la introducción progresiva de otros alimentos de manera pautada y gradual, siguiendo siempre las recomendaciones del pediatra, ésto evitará alergias e intolerancias alimentarias. El tiempo máximo para dar LM lo establecen la madre y el bebé, siendo posible mantenerla hasta los 2-3 años en dos tomas/día. En este punto influyen de manera importante los factores culturales, se ha visto que en determinados países como Sudamérica la “cultura de la lactancia materna” es muy importante manteniéndose lactancias prolongadas en el tiempo.

 

¿Qué beneficios tiene para el bebé la LM?

– La LM proporciona al bebé TODOS los nutrientes que necesita los primeros meses de la vida. Su composición va cambiando conforme lo hace la madurez intestinal del niño y sus necesidades, es por tanto única y especial para cada bebé.
– Contiene células vivas (anticuerpos), éstos producen defensas frente a enfermedades infecciosas como gastroenteritis, otitis, bronquitis, etc.
– Se crea un importante vínculo afectivo con la madre, el bebé se siente seguro, querido y acompañado.
– Disminuye el riesgo de muerte súbita del lactante.
– Favorece el desarrollo intelectual del recién nacido y parece tener un factor protector en la aparición de futuras enfermedades como asma, obesidad o diabetes.

 

¿Que beneficios tiene para la madre la LM?

– Las madres tienen menor riesgo de presentar trastornos asociados al postparto (depresión, anemia) y genera mayor autoestima y confianza.
– Ayuda a que la recuperación sea más rápida: el útero vuelve antes a su sitio, disminuye el riesgo de sangrado, favorece la recuperación de peso. A largo plazo disminuye el riesgo de osteoporosis, cáncer de mama y de ovario.
– Está siempre disponible, es estéril, económica y preparada para su bebé.
– Favorece la relación con el bebé aumentando el bienestar y la complicidad madre-hijo.

 

¿Como cambia la leche?

– La leche de los primeros días (1º-4º) se llama calostro. Es rica en proteínas, inmunoglobulinas (defensas), sales minerales y baja en grasas. Eso ayuda al bebé en sus primeros días a defenderse, a realizar las primeras digestiones y estimula expulsión del meconio.
– Leche de transición (4º-10º dia).
– Leche madura. Esta leche definitiva cambia su composición no solo en el tiempo sino durante el día, por la noche tiene endorfinas que ayuda a dormir al bebé.

Al principio de la toma es más rica en agua (de color más claro) y al final de la toma más rica en grasas (más blanca) que sacia y engorda.

 

Recomendaciones para una LM exitosa y feliz:

. Ponga a su bebé al pecho lo antes posible, idealmente en el paritorio.
. Las tomas deben ser frecuentes y a demanda del bebé.
. El mejor estímulo para la producción de leche es la succión (preferiblemente del bebé), en situaciones especiales puede utilizarse sacaleches.
. Cambie la postura de amamantar al bebé y utilice una buena técnica, así evitará las grietas y el dolor. El bebé debe acercarse al pezón estimulando su labio inferior con el mismo, debe introducirse en la boca no solo el pezón sino buena parte de la areola, la barriga del bebé debe estar contra la barriga de la madre si utiliza la postura tradicional, mirando siempre al pecho.

. No utilice biberones ni chupetes las primeras semanas de vida, hasta que se instaure correctamente la LM. La leche materna puede conservarse 48 horas refrigerada en nevera, debe calentarse al baño María, NUNCA en microondas. Congelada puede mantenerse 3-6 meses dependiendo del congelador. Debe guardarse en un recipiente de plástico sin PVC, con la fecha y la hora anotada.

. Si tiene que utilizar algún tipo de tratamiento infórmese. NUNCA se automedique, la mayoría de tratamientos habituales son compatibles con la LM o pueden modificarse para que lo sean, consulte con su médico y/o con el pediatra de su hijo. Existen grupos de apoyo a la LM distribuidos por todo el país. Infórmese cual es el más cercano a su domicilio y contacte con él si lo necesita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *