menopausia y glándula tiroides

Menopausia y glándula tiroides

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email

Desde el punto de vista endocrino la menopausia es una disfunción ovárica que conlleva una disminución de la producción de progesterona y de estrógenos. La mayoría de las mujeres experimentan irregularidades del ciclo de uno a cinco años antes de que finalice éste, con una sintomatología sumamente desagradable y que se prolonga en muchos casos durante varios años, con periodos más intensos y otros más llevaderos de alteraciones y malestar que degradan enormemente la calidad de vida.

La disminución en la producción de hormonas femeninas, progesterona y estrógenos, a la que asistimos en la perimenopausia y menopausia, afecta a la glándula tiroidea y disminuye el metabolismo general. Durante la perimenopausia y menopausia es corriente, para las mujeres, tener una multitud de alteraciones hormonales. Los sofocos, los sudores nocturnos y el insomnio son síntomas frecuentes durante este periodo. Numerosos profesionales piensan que, si bien estos síntomas están asociados a una disminución de estrógenos también son síntomas típicos del hipotiroidismo, particularmente el insomnio y los sudores nocturnos.

Globalmente, en caso de hipotiroidismo, el funcionamiento de los órganos se ralentiza. Los síntomas típicos son: fatiga, falta de ánimo, lentitud intelectual, pusilanimidad, insomnio, sudores nocturnos, piel fría y seca, cabellos y uñas ásperos y quebradizos, aumento de peso moderado a pesar de la falta de apetito, irritabilidad, estreñimiento, etc. Un aporte insuficiente de yodo alimentario tiene incidencia directa sobre la disminución de hormonas tiroideas en el organismo, ya que dicho yodo tiene como función única la fabricación de estas hormonas. El yodo es un oligoelemento esencial para la vida humana. Se almacena en el tiroides y sirve para fabricar diversas hormonas, entre las que destaca la tiroxina. La ausencia de yodo da lugar al bocio, un endurecimiento de la glándula.

La carencia de yodo conlleva un retraso en el crecimiento y diversos trastornos mentales. El yodo es indispensable para la función tiroidea y para controlar el metabolismo de base.

La disminución de algunas hormonas durante la menopausia afecta al correcto funcionamiento de la glándula tiroidea.

Nuestro organismo no almacena el yodo, por lo que debemos aportarlo con la alimentación (peces, crustáceos, algas marinas, etc.), o con complementos alimenticios. Por ejemplo, la Salicornia (una “falsa alga”), contiene de forma natural una gran cantidad  de yodo orgánico de origen marino (el más asimilable y eficaz) que favorece la secreción de hormonas tiroideas. También es rica en cobre, el cual ejerce un efecto regulador tiroideo y suprarrenal, y en calcio, que contribuye a la prevención de la osteoporosis, proceso íntimamente ligado a la menopausia. Otro complemento adecuado durante la menopausia es el Lúpulo, recomendado en casos de ansiedad, insomnio, e insuficiencia ovárica hipoestrogénica de diversos
orígenes.

2 comentarios en «Menopausia y glándula tiroides»

  1. Mantengo muy tensionado el área del cuello y nuca con fuerte dolor de cabeza y noto ganglios inflamados sera problema de tiroides? Estoy con 55 y mi ultimo periodo o sangrado fue el 4 dic 2016. Leere sugerencias. Gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

No pierdas de vista estos posts