Sal como dentrífico

Si por alguna circunstancia
nos quedamos
sin pasta de dientes
podemos limpiarnos
poniendo un poco de sal
en el cepillo y además
de combatir la placa
bacteriana es blanqueador,
endurece las encías
y nos previene del mal
aliento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *