lactobacilos

Lactobacilos y salud femenina

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email

Döderlein fue el descubridor de los lactobacilos que llevan su nombre y que viven en la vagina, procurando con su presencia un PH bajo conveniente para la salud vaginal. En general son destruidos por los antibióticos ó los jabones modernos cuando se efectúa un lavado vaginal (no así, cuando utilizamos un jabón menos sofisticado), con lo que la zona queda expuesta a posibles infecciones. Dentro de estos bacilos existen dos grandes tipos:

A) Gram Positivos formados por los estreptococos y los enterococos, los estreptococos a su vez pueden ser de tipo A ó B.

a1) El grupo A previene los daños en la garganta, escarlatina, impétigo, celulitis, etc.

a2) El grupo B previene las infecciones en la sangre, problemas pulmonares (neumonía, etc.), meningitis (sobre todo en los niños, infecciones urinarias y procesos de piel.

Los enterococos, en general son bacterias lácticas apareadas (diplococos) y provocan daños en vejiga, procesos de tipo meningítico, endocarditis, etc. y se encuentran sobre todo en baños y playas. Existen otros grupos de gram positivos como los Antynomices, menos frecuentes y menos peligrosos en general.

B) Gram negativos. Formados por bacteroides y enterobacterias principalmente.

Bacteroides. Son comensales orgánicos y pueden llegar a provocar peritonitis, apendicitis, abscesos, etc. Los más conocidos son los fragilis, acidifaciens, gracilis, etc. Y todos ellos pueden llegar a ser resistentes a los antibióticos.

Enterobacterias. Son fundamentalmente fermentativas y producen diarreas, deshidratación, etc. (Los más conocidos los eschirichia, enterobacterias, klebsiella, morganella, etc.). En la gestación aumentan los lactobacillus y los gram positivo y descienden los gram negativos, evitando  infecciones y favoreciendo el embarazo, así como la preparación para el mismo.

Otros elementos interesantes para normalizar la flora vaginal y ayudar en el embarazo son las proantocianidinas de la Cranberry, que evitan sobre todo que la Eschirichia Coli (responsable principal de las infecciones vaginales) quede adherida a las paredes de la vagina. Evitando la presencia de estas bacterias se favorecen las condiciones durante la gestación, y disminuyen las infecciones de vejiga, vagina y útero. A esta función preventiva puede ayudar también el extracto de D-Manosa, que mantendrá equilibrada la flora vaginal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

No pierdas de vista estos posts