Pasta con Boloñesa de Coliflor

TIPO DE RECETA: LACTOVEGETARIANA / DIFICULTAD: SENCILLA / NÚMERO DE COMENSALES: 2-3

INGREDIENTES:
– 150 gr de pasta (macarrones, espaguetis…)
– 200 gr de coliflor
– 2 zanahorias medianas
– 2 cucharadas de aceite de oliva
– 2 cucharadas de salsa de soja
– 1/2 diente de ajo picado
– 1/2 cucharadita de tomillo
– 1/2 cucharadita de perejil picado
– una pizca de pimienta negra molida
– queso rayado (opcional)
– 1/2 vaso de vino blanco (opcional)
– 1 taza de tomate frito o salsa de tomate

 

PREPARACIÓN:
Pon en una olla o cacerola mediana abundante agua a hervir a fuego fuerte. Cuando entre en ebullición agrega la pasta, baja el fuego y cuécela según las instrucciones del paquete. Mientras hierve el agua lava la coliflor y las zanahorias. Ralla la coliflor con un rallador de agujeros grandes. Pela la zanahoria y rállala un poco más fina (rallador de agujeros pequeños).

Calienta el aceite en una sartén mediana a fuego medio-alto y dora la coliflor rallada con el diente de ajo, perejil, tomillo y pimienta, removiendo constantemente. Cuando empiece a dorarse o a verse bastantes trocitos dorados, añade la zanahoria. Deja que se dore un par de minutos, añade la salsa de soja y remuévelo para que se impregne todo.

Agrega el vino blanco (es opcional) y remuévelo bien. Cuando no quede apenas líquido incorpora el tomate frito o salsa de tomate, removiendo bien. Baja un poco el fuego y deja que se cueza todo junto 5-6 minutos. Remuévelo de vez en cuando. Saca la pasta a un escurridor y distribúyela en los platos (no la agites ni la seques). Pon por encima la boloñesa y el queso y sírvelo caliente.

 

CONSERVACIÓN:
Aunque la pasta está mejor recién cocida, puede aguantar hasta 5 días en la nevera, al igual que la salsa. Esta boloñesa se congela perfectamente, con lo que se puede cocinar de más y guardarla para futuros platos en los que solo habrá que cocer la pasta.

 

SUGERENCIAS:
Esta receta nos permite preparar una de las salsas más populares de la cocina sin utilizar proteína animal. La coliflor va muy bien para sustituir la carne porque es compacta y no se deshace, pero también se puede utilizar soja texturizada o seitán. Eliminando el queso la receta será apta para veganos, y si utilizamos una pasta integral aumentaremos la cantidad de fibra del plato.

Es baja en calorías, con mucho contenido de agua, fibra y vitaminas de los grupos B y C. Contiene también folatos, que ayudan a la producción de glóbulos blancos y rojos, y unos excelentes niveles fitoquímicos que ayudan a prevenir enfermedades degenerativas. La pasta es una fuente perfecta de carbohidratos, básicos de una dieta equilibrada y que aportan energía al organismo de forma regular, especialmente si elegimos una variedad integral. No contiene nada de colesterol ni purinas, por lo que es un alimento ideal para quienes padecen enfermedades cadiovasculares o ácido úrico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *