Nutrición ortomolecular

Te has dado cuenta, que en algunas ocasiones de tu vida, ha existido un momento de euforia, alegría y sensación en la que podías hacer cualquier cosa? ¿Has sentido alguna vez esa sensación de estar rebosante de salud, y tener una vida plena y llena de vigor? Ese es el momento, esa es la sensación que siempre deberíamos sentir y esa sensación se puede alargar en el tiempo. ¡Ese es el estado natural del ser humano! En esa “zona”, en ese estado, es cuando todas nuestras reacciones químicas internas han estado funcionando al 100%. ¡Y esto, puede volver a ocurrir si tú quieres! La terapia Ortomolecular o medicina Ortomolecular es una forma de nutrición específica cuyo objetivo principal es equilibrar la bioquímica del organismo mediante una nutrición individualizada con nutrientes naturales específicos. Digamos, que es la puesta a punto de un organismo “oxidado” mediante alimentación específica para el individuo que la solicita.

En la Terapia y nutrición ortomolecular no hay una alimentación igual para todo el mundo, sino una especificidad adaptada a cada persona, según su situación especial y circunstancia. Y es que cada uno de nosotros, nacemos con una bioquímica interna determinada, con unas predisposiciones genéticas que pueden dar a su desarrollo o no, según queramos ir en una dirección (salud) u otra (enfermedad). La nutrición y terapia Ortomolecular viene de la mano de doctores como Abran Hoffer, A. Passwater, Michael Murray, Joseph E. Pizzorno, Linus Pauling, Catherine Kousmine, J. Fradrin, Jean Seignalet, o uno de mis profesores, Claude Lagarde, entre otros. Doctores que consideran que la dieta, es la causante de muchos trastornos funcionales de nuestro organismo. Así, determinados alimentos pueden funcionar como verdaderas drogas a nuestro organismo; alcohol, azúcar y elementos extraños como los metales pesados, que pueden alterar la salud y el comportamiento humano, reaccionando negativamente en nuestro sistema nervioso.

El propio Abran Hoffer escribía en sus obras que las enfermedades diagnosticadas como mentales (depresión, síndrome del estrés, esquizofrenia, etc.), así como las enfermedades de nuestra civilización (síndrome premenstrual, fatiga crónica, fibromialgia, etc.) tienen una relación real con los contaminantes medioambientales o la exposición a sustancias toxicas diarias. Por otro lado la terapia Ortomolecular se enfoca muchísimo en la forma en la que administramos los nutrientes y la forma en que son absorbidos por nuestro organismo a nivel celular, según Hoffer, la deficiencia nutricional es un factor clave en la salud, casi todos los desequilibrios bioquímicos tienen una relación estrecha con los comportamientos mentales, nutrientes tan importantes como el zinc, magnesio, B1, B3, B6 o vitamina C, son determinantes en la salud emocional y mental y por ende en la salud general. La búsqueda de la salud óptima ha de ser un desafío continuo y de por vida, por lo que una terapia Ortomolecular no se debe quedar en una primera fase, sino que hay que ir restaurándola según los desafíos y situaciones especiales en nuestra vida.

Situaciones especiales, en las que necesitamos un aporte óptimo de nutrientes:
-El estrés.
-La tensión emocional.
-Los contaminantes ambientales y corporales.
-La frecuencia electromagnética.
-Las cloraciones del agua con aditivos químicos,
-Los propios edulcorantes, acidificantes, espesantes o aceleradores del sabor que están en nuestros alimentos diarios.
-La acidificación corporal por falta de oxigeno.
-Las dietas híperprotéicas y cargadas de grasas hidrogenadas inflamatorias.

Author: Rafael Román

Rafael RománEncontrar la forma de alimentarse conscientemente (alimentación consciente), ese es el concepto “dieta” como palabra derivada del griego “daita” que significa “una forma de vivir”. No debemos olvidar que los alimentos no son, en el Mediterráneo, meramente nutrientes, sino que también son motivo de reunión y celebración.


Olvidarnos de la salud mental y el disfrute sería un error (psiconeuroendocrinología). Las palabras de Plutarco en su obra Vidas Paralelas ilustran con una sencilla perfección esta realidad: “Los hombres se invitan no para comer y beber, sino para comer y beber juntos”. Además fue en la antigua Grecia y en Roma, donde los médicos daban mucha importancia a la alimentación para conservar la salud, prevenir y tratar enfermedades, bajo una dieta equilibrada, variada y con un aporte de macro y micronutrientes adecuado.


No se puedo olvidar uno de los principios de la nutrición celular activa; la valoración terapéutica de los contaminantes tóxicos como origen de sintomatología del paciente que está justificada y es obligatorio tenerlo en cuenta en todos los casos con un alto “índice de sospecha” en la enfermedad. El doctor Barry Sear, bioquímico, dice en su obra; “La gente en las regiones mediterráneas se está alimentando actualmente del mismo modo que ha producido la tormenta perfecta en América. Esto explica por qué el 75 por ciento de los griegos tienen sobrepeso u obesidad y más de la mitad de la población de Italia, España y Portugal también tienen sobrepeso u obesidad. Realmente, se están tomando decisiones desde el punto de vista económico (alimentos baratos), que resultan incorrectas desde el punto de vista de la salud (se está incrementando el consumo de una dieta inflamatoria)”


Profesor Rafael Román
Profesor en Biocultura. Especialista universitario en Patología Alimentaria, Obesidad, Anorexia y Bulimia, por la Universidad de Cádiz. Nutrición y Dietética Aplicada, por la Universidad de Granada. Experto en Nutrición Celular Activa, Diplomado por la Asociación Francesa de Medicina Ortomolecular AFMO. Colaborador de la revista Vida Natural y motofan.com para deportistas de élite. Autor del libro “Las 12 claves de la nutrición Ortomolecular” editorial Mándala.



One thought on “Nutrición ortomolecular

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *