propiedades del árbol del te

Propiedades del árbol del té

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email

Nombre Botánico: Melaleuca alternifolia. GALLEGO: Árvore do chá. CATALÁN: Melalèuca – Arbre del te australià. INGLÉS: Tea tree – Australian tea tree. FRANCÉS: Théier australien. ALEMÁN: Australischer Teebaum. ITALIANO: Albero del té. PORTUGUÉS: Árvore do chá. FAMILIA.- Mirtaceas.

PARTES UTILIZADAS.- Hojas y partes terminales de las ramas frescas.
DESCRIPCIÓN.- Arbusto y otras veces árbol que llega a alcanzar los 5-6 metros de altura. Hojas perennes de color verde claro, estrechas (10-35 mm de largo y 1 mm de ancho) y aromáticas que van dispuestas en verticilos. Las flores blancas o amarillo dorado son pequeñas y crecen en espigas de 3-5 cm de largo, de aspecto plumoso. El tronco es delgado con la corteza fisurada y fibrosa y la consistencia parecida al papel. Los frutos son unas cápsulas leñosas que se agrupan en racimos y permanecen en la rama durante tiempo, estos frutos contienen unas semillas diminutas de color gris claro.

HÁBITAT.- Es un árbol originario de las zonas pantanosas de Nueva Gales del Sur y Queensland en Australia. La especie Melaleuca Alternifolia gusta de suelos con pH ácido o neutro y de textura arenosa o arcillosa, que se pueden mantener generalmente húmedos, se encuentra con frecuencia en bosque, arbolado o matorral abierto, particularmente a lo largo de arroyos y de los bordes de los pantanos. Muy vivaz y resistente, se convierte en la especie dominante allí donde se asienta.

RECOLECCIÓN.- Se recolectan las hojas y ramas jóvenes y frescas. El árbol del té es sumamente vivaz y soporta perfectamente las podas intensas incluso las agradece rebrotando con rapidez y fuerza. Durante el verano es la época de mayor contenido de aceite esencial en el árbol por lo que es el mejor momento para realizar la recolección. La obtención de este aceite esencial se logra por destilación de chorro de vapor.

COMPONENTES PRINCIPALES.- El constituyente principal del árbol del té y que le confiere sus propiedades es el aceite esencial. En dicho aceite el componente
con más presencia, generalmente más del 30% es el terpinen-4-ol, una terpina de agradable aroma y especialmente activa. Además encontramos terpinoleno y 1,8-cineol (menos de 15%). Asimismo alfa-Terpineno (5-13%), alfa-Terpineol, terpinoleno (1,5-5%), alfa-Pineno (1-6%) y p-Cymeno, (0,5-12%), aromadendreno (menos de 7%), limoneno, sabineno, y hasta 100 principios activos determinados mediante análisis químicos.

Los porcentajes indicados corresponden a los exigidos por la Farmacopea Europea. Significar que los componentes más activos (terpinas y cineol) y a los que se les atribuye la acción terapéutica del aceite esencial son muchísimo menos efectivos por separado que el combinado de todos ellos por el efecto denominado sinergia.

PROPIEDADES DEL ÁRBOL DEL TÉ.-Empleado desde tiempos inmemoriales por los pueblos aborígenes australianos, actúa como remedio eficaz para múltiples dolencias de la piel. Las propiedades del árbol del té se evidencian en tres categorías de trastornos: Infecciones víricas, Infecciones por hongos, Infecciones por bacterias. En estos males, el organismo responde de forma excelente a la acción fungicida, bactericida y antivírica de este aceite esencial.

AFECCIONES CONCRETAS EN LAS QUE EMPLEAR EL ACEITE DEL ÁRBOL DEL TÉ
HONGOS.- Las enfermedades infecciosas provocadas por hongos se denominan micosis. La micosis se manifiesta en forma de infecciones focalizadas mayormente en la piel, mucosas, cabellos y uñas. En el caso de uñeros, uñas encarnadas y todo tipo de infección por hongos de las uñas, se aplica directamente el aceite esencial sobre el área afectada dos veces al día. Para intensificar el tratamiento se pueden realizar pediluvios en 2 litros de agua tibia con 12 gotas de aceite esencial durante 10 minutos.

En el pie de atleta (tinea pedis) se manifiesta con una sintomatología desagradable incluyendo descamación, inflamación, picor y sensación de quemazón. Para un tratamiento eficaz se ha de emplear unas gotas del aceite esencial puro aplicado con un algodón o bastoncillo en las zonas afectadas dos, tres veces al día. Es muy importante, antes de aplicar el aceite, que la zona esté totalmente seca para lo que podemos utilizar aire caliente de un secador de pelo, por ejemplo. En las aftas bucales y en la garganta, por hongos, conocidas como candidiasis de la orofaringe y originadas por infecciones oportunistas en un sistema inmunológico debilitado. Los enjuagues con una mezcla concentrada de aceite del árbol de té en agua durante varias semanas generalmente atenúan los síntomas.

La duración de los tratamientos de las infecciones por hongos se prolonga, a veces, durante meses y varían según la virulencia del problema. La acción antifúngica del árbol del té se constata frente a hongos patógenos, levaduras, dermatofitos y otros hongos filamentosos, y se debe a su capacidad de variar la barrera de permeabilidad de las estructuras de las membranas de organismos vivos, siendo especialmente susceptibles Candida albicans y otras Candidas.

La European Scientific Cooperative on Phytotherapy (ESCOP) lo recomienda en el tratamiento de infecciones por hongos de la piel, incluyendo furunculosis, tinea pedis, onicomicosis y caspa, así como en la erradicación del Staphylococcus aureus resistente a meticilina en el ámbito hospitalario. También en infecciones vaginales como candidiasis vaginal y cervicitis relacionadas.

INFECCIONES BACTERIANAS.- Se ha comprobado que una solución al 1:50 de árbol del té extermina los estreptococos hemolíticos, bacterias causantes de enfermedades infecciosas como la escarlatina. En general, en concentraciones inferiores al 1% se ha comprobado actividad antibacteriana frente a un vasto número de microorganismos. Puro o en altas concentraciones el aceite esencial del árbol del té interviene como bactericida, y en concentraciones bajas ejerce como bacteriostático. Muestra su actividad incluso frente a algunas bacterias resistentes a antibióticos, en particular Staphylococcus aureus resistente a  meticilina. Diversos estudios acreditan que usado externamente el árbol del té es sumamente efectivo en el tratamiento de la vulvovaginitis bacteriana y otras afecciones de la zona genital como inflamaciones de la vejiga y blenorragia así como dolencias de la piel de origen infeccioso por bacterias como forunculosis.

VIRUS.- Las afecciones de origen vírico se manifiestan generalmente con inflamación, picor y dolor en la epidermis. El aceite del árbol del té se muestra eficaz para atenuar los síntomas y combatir infecciones como el sarampión, herpes labial, varicela y otras enfermedades virales de la piel. También ha mostrado actividad frente al virus del Herpes simplex (HSV-1 y HSV-2), Leishmania major y Trypanosoma brucei, así como frente a Trichomonas vaginalis.

Verrugas: Uno de los problemas más comunes y antiestéticos originados por virus son las desagradables verrugas. Para su eliminación se ha de aplicar por la noche una gota del aceite esencial puro directamente sobre la verruga y taparlo con una tirita, por la mañana retirar la tirita permaneciendo al aire durante el día. La duración del tratamiento depende de la condición de la verruga.

A veces se utiliza también el aceite esencial de limón para reforzar la acción del árbol del té, 1 gota de cada de cada uno. Además de su actividad frente a bacterias,
hongos y virus el árbol del té es uno de los remedios más versátiles y reputados en múltiples afecciones:

HERIDAS.- Es un reconocido antiséptico y cicatrizante muy útil en todo tipo de heridas, cortes, quemaduras leves, etc. En la década de los 70 se realizaron diversos estudios demostrativos de su actividad, en uno de ellos, el profesor Anderson del Museum of Applied Arts and Sciences of Sidney comprobó su efectividad frente a otros antisépticos satisfaciendo los requisitos que debe cumplir un buen desinfectante como rapidez en la acción bactericida y larga duración de esta, no irritante de la piel, nula toxicidad y su especial actuación cuando existe pus o sangre. Normalmente se aplica directamente sobre la herida, puro o ligeramente diluido.

ACNÉ.- El acné es una inflamación de las glándulas sebáceas que, normalmente, aparece en la adolescencia desapareciendo por sí mismo con el paso de esta. Habitualmente se localiza en el rostro, cuello y espalda y es uno de los mayores quebraderos de cabeza de los adolescentes. Para tratar el acné es determinante la constancia en la limpieza diaria con agua y árbol del té (200 ml de agua y 3 gotas de aceite) aplicado con un algodón. Por su vigorosa acción antiséptica,  aplicado directamente sobre el grano actúa en profundidad eliminando los focos de espinillas existentes bajo le superficie epidérmica. Para una acción más global también se pueden realizar limpiezas faciales mediante vahos. En un recipiente con agua caliente se añaden 15 gotas de aceite y se tapa la cabeza con una toalla, poniendo la cara sobre el vapor que se desprende durante diez minutos. Una vez a la semana o cada 15 días.

Para una cura intensa se pueden realizar mascarillas de arcilla verde con unas gotas de aceite de árbol del té y aplicarla 30min. Señalar que la arcilla reseca mucho la piel por lo que se ha de hidratar con posterioridad al tratamiento. El aceite del árbol del té, comparativamente con tratamientos convencionales como con peróxido de benzoil, resulta más lento de acción pero produce menos irritación en la piel del rostro.

HIGIENE ÍNTIMA Y SALUD GINECOLÓGICA.- En un estudio realizado en 130 mujeres, aquejadas de infecciones vaginales por tricomonas, hongos e  inflamación del cuello uterino, se realizó un tratamiento con tampones vaginales empapados en aceite del árbol del té en la dilución debida y se logró la mejora y cura de prácticamente todos los casos. El estudio realizado por el ginecólogo Dr Pena se publicó en el Journal of Obstetrics and Ginecology en 1962. También el Dr Balaiche de la Université de París realizó un trabajo sobre el tratamiento de 28 mujeres infectadas con Candida Albicans. Tras un mes de cura con un tampón empapado en esencia, 20 de ellas se encontraron en perfecto estado y siete con menores síntomas y apreciable mejoría.

Podemos considerar al aceite de árbol del té un importante aliado en la prevención y terapia de las dolencias ginecológicas causadas por hongos como vaginosis bacterianas, candidiasis vaginal, vulvovaginitis, tricomoniasis y cervicitis relacionada. Añadir 10 gotas al agua del bidé para la higiene íntima, en combinación con el tratamiento correspondiente, recetado por el profesional de la salud que nos trate. Para hemorroides añadir el aceite esencial al agua del bidé, y aplicar directamente sobre la hemorroide.

PIOJOS.- El árbol del té se usa tradicionalmente para prevenir y combatir la infestación por piojos (pediculosis). También ayuda en la cicatrización de las heridas
del cuero cabelludo originadas por estos. Para tratar y prevenir se puede elaborar una loción 100 ml de agua destilada y 15 ml de árbol del té y aplicar en forma de spray sobre el cuero cabelludo humedeciéndolo totalmente, sobretodo en la zona de la nuca y detrás de las orejas, tras 15min, lavar con el champú habitual, añadiendo 3-4 gotas a la dosis normal. En el peinado posterior se añade alguna gota de aceite al peine. Extremar el cuidado para que no entre en los ojos.

MUY IMPORTANTE: El aceite del árbol del té es muy efectivo para combatir la presencia de piojos, pero no de las liendres con las que es inofensivo, por lo que el tratamiento debe utilizarse hasta que éstas eclosionen o retirarlas de forma manual con la peina o lendrera.

CABELLO.- Por su propiedad como regulador de la actividad de las glándulas sebáceas del cuero cabelludo resulta útil en los cuidados del cabello tanto para el cabello graso como para el seco. Así mismo por su acción fungicida mejora los problemas de caspa al combatir el hongo causante de ésta. Alivia las crisis de picor e irritación del cuero cabelludo.

BOCA Y GARGANTA.- Para las encías inflamadas, garganta irritada y dolorida hacer, varias veces al día, enjuagues bucales o gárgaras con agua caliente a la que se han añadido 3 a 5 gotas de aceite esencial. También es conveniente frotar la encía inflamada con aceite de árbol del té puro y enjuagarse bien después para no ingerir este. Se usa también para el dolor de muelas.

COSMÉTICA.- Ayuda a regenerar y sanar la piel, penetra profundamente y oxigena las células, limpiando en profundidad, por lo que es muy utilizado en la preparación de productos de belleza. Sobretodo usado para productos antiacné como mascarillas con arcilla y árbol del té, geles, lociones etc. ADEMÁS… Limpia la piel y combate el olor de pies. Para hemorroides un baño de asiento durante 20 minutos con 10 gotas de aceite puro diluido en agua tibia. Fortalece el sistema inmunológico. Cicatrizante: ayuda a cicatrizar lesiones y heridas que sangran. Antiinflamatorio, en artritis, reuma, etc. Expectorante: ayuda a eliminar flemas y mucosidades. Desodorante: refresca el entorno y absorbe olores desagradables. Usado a través de difusores o sprays elimina las bacterias en el ambiente mejorando la salud del hogar. Los baños íntimos también son útiles para calmar el prurito genital o anal. Repelente de insectos y calmante del picor originado por la picadura de mosquitos además de evitar que las picaduras se infecten.

MASCOTAS.- Para eliminar las pulgas de las mascotas frotar la piel del animal con una dilución de 10 gotas del aceite en 50 ml de agua ayudándonos de una esponja, y proceder al baño habitual, En caso de garrapatas, aplicar directamente el aceite esencial sobre la garrapata y dejar actuar algunos minutos, desprender el parásito, que se soltara fácilmente, y los días posteriores aplicar el aceite sobre la picadura para evitar infecciones y acelerar el proceso curativo. También se puede aplicar en las heridas, como antiséptico y cicatrizante.

CONTRAINDICACIONES.- El aceite de árbol del té es exclusivamente de uso externo, no debe ingerirse. Evitar durante el embarazo y periodo de lactancia. No se recomienda su empleo en personas con alergia conocida al aceite esencial del árbol del té o a plantas de la familia de las Mirtáceas. Prueba de sensibilidad: Poner unas gotas del aceite en el dorso de la muñeca y comprobar si se produce reacción. Si la piel se irrita, no utilizar, o usarlo muy diluido. En caso de ingestión accidental puede producir diarrea, vómito, somnolencia extrema, confusión. Si se produce irritación ocular: enjuagar con abundante agua. No debe utilizarse directamente en bebés.

INTERACCIÓN CON MEDICAMENTOS.- No se conoce ninguna interacción con algún medicamento ni suplemento.
MODO DE EMPLEO.- Uso externo exclusivamente. Según la OMS, se utiliza el aceite esencial en concentraciones variables (5-100%), según la patología a tratar. PARA MUCHAS DE LAS AFECCIONES SE APLICA 100% PURO.

OTRAS APLICACIONES
Compresas: de 3 a 5 gotas de aceite esencial de árbol de té. Remojar en un paño o sobre un algodón y aplicar sobre el área afectada.
Baños de inmersión: Colocar de 8 a 10 gotas de aceite esencial en la bañera llena de agua a una temperatura cómoda y tomar un baño de 10 minutos. Para tratar aftas o úlceras bucales, 10 gotas de aceite esencial en un vaso con agua, para realizar enjuagues y gárgaras.
Vahos: en afecciones bronquiales: poner 5 gotas de aceite esencial en una cazuela con agua bien caliente e inhalar durante 5 minutos.

En cuadros dolorosos reumáticos: 30 gotas de aceite esencial en 50 ml aceite vegetal, aplicados en forma de masaje o friegas locales 2 veces al día.
Usos en el hogar: El aceite del árbol del té es un poderoso antiséptico. Se puede usar como producto de limpieza en el hogar, en el lavado de ropa personal y de cama, o como desinfectante para higienizar y aromatizar la casa.

ACEITE AROMÁTICO AL ÁRBOL DEL TÉ
(Se prepara con aceite de almendras o aguacate y aceite del árbol del té)
– ES IDEAL PARA DAR MASAJE A DEPORTISTAS.
– PARA PERSONAS ENFERMAS QUE PERMANECEN MUCHO TIEMPO EN CAMA PREVIENE Y TRATA LAS HERIDAS DE DECÚBITO.
– EN LA HIGIENE CORPORAL, ESTE ACEITE ES MUY RECOMENDABLE PARA PERSONAS QUE ACUDEN A GIMNASIOS, PISCINAS O CUALQUIER OTRO LUGAR PÚBLICO COMO PREVENTIVO DE INFECCIONES.
– MAGNÍFICO ACEITE POST DEPILATORIO YA QUE EVITA INFECCIONES, CALMA LA IRRITACIÓN DE LA PIEL, DISMINUYE EL ENROJECIMIENTO Y
LA INFLAMACIÓN.

LOCIÓN FACIAL ANTIACNÉ
150 ml DE AGUA DESTILADA
3 ml DE ACEITE DEL ÁRBOL DEL TÉ
Mezclar bien y guardar en un envase oscuro. Agitar bien antes de usar y aplicarlo en las zonas afectadas con un algodón o bastoncillo.

¿Quieres saber más sobre el árbol del té?
11 usos terapéuticos del árbol del té

Desinfectantes para hacer en casa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

No pierdas de vista estos posts