mímulo

Flor de bach – Mímulo

Hola amigos y bienvenidos a nuestro teatro de la vida. Pasad sin miedo, no os pongáis nerviosos, no vamos a sacaros al escenario sin vuestro consentimiento, si es eso lo que os atemoriza. Nuestro personaje de hoy al abrirse el telón, es un poco miedoso pero con unas características un tanto especiales. Lo vemos caminando hacia el hospital con bastante inseguridad, pensando que esos dolorcilllos que tiene seguramente sean un cáncer o algo similar... Porque ya le han dicho que no es nada, pero seguro que no le han explicado todo para no alarmarle. Claro que tiene miedo. Acaba de cruzarse con un perro enorme (más bien mediano pero a sus ojos es grande), y seguro que como mínimo le ladra porque de todos es sabido que los perros huelen el miedo. Tampoco lo pasa bien cuando oye pasos que se acercan: ¡a ver si va a ser un ladrón! O igual le quieren atracar en el próximo callejón: ¡claro, al abrigo de la oscuridad! Y a él la oscuridad le produce una ansiedad… que incluso le impide respirar. Igual que cuando coge el cocheSigue leyendo...
flor de bach aulaga

Flor de bach – Aulaga

Mírale, cansado, con los hombros hundidos, vencido por lo que le ocurre y sin ánimo ni fuerzas para luchar. A menudo ha probado soluciones pero últimamente hasta él reconoce que no tiene ilusión ni para intentarlo, no pone “toda la carne en el asador” porque vive de puntillas. A esto ha quedado reducido. Tal vez haya sido una enfermedad; quizás un revés económico pero en cualquier caso no quiere seguir intentándolo porque ya no hay solución. Desde luego que no está tan hundido como su compañero el Castaño Dulce, ni tan desmotivado como Escaramujo, pero la verdad es que los tres juntos suelen tomar el café de las 5 en el mismo bar. Simplemente que si lo intenta será por agradar a alguien, para que su familia se quede tranquila y no piensen que no han hecho lo bastante; es por ellos por quienes lo hace porque nada tiene solución…¡Ya nada es lo que era! No tiene ganas de sentarse a lamentarse, de hecho ni siquiera se queja desde hace tiempo ahora que lo piensa… No es que quiera estar enfermo,Sigue leyendo...

Flor de bach – Brezo, el Charlatán

Bienvenidos a nuestro teatro en el que hoy al abrir el telón hemos podido observar una calle y unos adolescentes que se han sentado en un banco a charlar. A pesar de que eran 4 ó 5 sólo se escuchaba a uno de ellos. Debía de haber vivido muchas experiencias y muy interesantes tanto como para darles más importancia que a las de los demás ya que no paraba de interrumpir a sus compañeros cuando estos intentaban meter baza. Este joven monopolizaba toda la conversación tratando en todo momento de expresar lo que tenía en mente. Nuestro amigo no es tan egótio como aquel a quien llamamos Acebo. En realidad lo que le pasa es que está saturado de sí mismo y necesitar “vaciar”, “que la boca hable de aquello que al corazón le sobra”. Es decir: de sí mismo. Este personaje está lleno de sí pero los motivos pueden ser variados: quizás un problema personal al que no para de dar vueltas, quizás demasiado tiempo a solas para acabar en un bucle, quizás la necesidad de buscar un lugar propio en el entorno. ASigue leyendo...

Flor de bach Álamo Temblón

Bienvenidos a todos a este teatro de las emociones donde nuestros personajes se comportan de las diversas maneras que podemos encontrar a lo largo de la vida. Estas formas y maneras tienen que ver con nuestras respuestas ante las exigencias que cada uno considera saturantes, ya que lo que para unos es indiferente, para otros puede ser risible, y para otros un mundo amenazador. Esto es precisamente lo que le pasa a nuestro personaje principal de hoy: es una persona temerosa de aquello que presiente pero que no conoce por no poder identificarlo bien o por no tener a mano una posible salida antes de comprenderlo. Todo resulta más amenazador cuando no podemos fiarnos de nuestras propias fuerzas. Le llamaremos Álamo temblón, como el árbol de finas ramas y flores colgantes que al pasar el viento susurra con las voces de los espíritus que nos guían o amenazan, y que bien sabían identificar nuestros antiguos. Hoy en que nuestro cerebro no sabe interpretar símbolos pero sí realidades, este árbol simplemente crea diversos ecos entre sus ramas que son las que producenSigue leyendo...

Flores de Bach – Genciana

Hola, amigos; bienvenidos una vez más a esta sección en la que buscamos recordaros que la vida es un teatro donde cada ser tiene un papel, una máscara, una emoción que le obliga a vivir en una personalidad tipo. Hoy nuestro personaje le llama Genciana. Es una niña que ha llegado del colegio, con su mochila cargada y con cara de preocupación. -¿Qué ha pasado?- pregunta su madre tras los saludos de rigor- ¿A qué viene esa cara de funeral? - Hoy hemos tenido examen. Seguro que suspendo: todos lo han entregado más tarde que yo. Y eso es porque seguro que me he comido algo. Además, la profe al pasar por mi lado me ha mirado raro: seguro que es porque alguna pregunta estaba mal; pero las he repasado todas y estaban bien, creo. No sé para qué estudio, si total sólo sirvo para suspender. Y así continúa la “alegre” retahila de la niña camino de su habitación y que por cierto, no es de las que suspenden. Este caso es similarSigue leyendo...

Flores de Bach: Conócelas a fondo

Mucha gente se acerca por primera vez a la terapia emocional desde las flores de Bach, pero no saben muy bien en qué consisten. Para aclararnos podríamos decir que son macerados de flores que no tienen componente químico alguno afectando a su efectividad. Esto quiere decir que no captan el perfil químico de la flor si no su estructura vital, su vitalidad energética, aquella que está más allá de lo físico, y por esa misma razón su campo está en principio más allá de este. ORÍGENES, EL TRABAJO DE EDWARD BACH El origen de este arte se establece en Gales cuando el bacteriólogo (y descubridor de vacunas en uso actualmente) Edward Bach (1886-1936) es desahuciado por la medicina que tanto trabajó y se retira a una finca en el campo. Ya había estado en contacto con las teorías de Hanneman sobre la homeopatía y con diversas ideas (no muy “científicas” para aquella época), como que no se debe emplear medios agresivos o tóxicos, que hay que tratar al paciente y no a la enfermedad, o queSigue leyendo...

Flor de Bach – Centaura

Bienvenidos a nuestro teatro de la vida. Hoy os presentamos a Centaura, un personaje que tiene mucho miedo a que dejen de quererle y si para eso tiene que decir si a cosas a las que debería decir no, pues sigue diciendo si. Por eso, por esa dependencia emocional, es por lo que tiene tantos problemas. En realidad es una persona cariñosa y solícita que siempre trata de ayudar a los demás, pero en este caso ha terminado perdiendo el rumbo del por qué lo hace -que es simplemente porque puede ayudar pero sin volcarse en exceso- y ha pasado a hacerlo en demasía, ha pasado a ser todo lo que el otro quiera para que no dejen de quererle, de valorarle. Esa dependencia emocional es la que mas daño le hace. Si tuviéramos que definir de alguna manera a la personalidad centaura podríamos hacerlo como el complejo de cenicienta: tiene tantos derechos como cualquiera pero en realidad es él quien no se deja valorar, es él quien se coloca en una situación por debajo y necesita ayuda para salir de ahí, para ponerseSigue leyendo...

Flor de Bach – Violeta de agua

Hola, amigos. De nuevo estamos con vosotros para presentaros a un personaje un tanto especial: siempre perfecto, siempre distante, siempre convencido de ser especial y por lo tanto incómodo cuando se codea con la “gente de a pie”. Nosotros lo llamamos Violeta de Agua. Si nos fiamos de la firma de la planta o su forma física para tratar de entenderla vemos una flor que sale del agua, pequeña, tímida e inalcanzable que evidentemente no es como las demás que se sustentan en tierra seca. Así también es nuestro personaje de hoy, introvertido, distante, muy amante de su intimidad que no cede fácilmente su terreno. Observa el entorno, habla poco pero cuando participa es discreto, efectivo y concreto. Recibe de su alrededor miradas de desconfianza que lo llevan a introvertirse aún más porque tiene miedo de que se le acerquen demasiado: no está hecho para tener conversaciones vacías o para perder energía en acciones insulsas. Es mucho mejor emplear ese tiempo en estar a gusto, a su ritmo, a su manera, a su aire. Tal vez enSigue leyendo...

Flor de Bach – Madreselva

Hoy os presentamos a un personaje que acaba de enterrar a un ser querido. Es el chico aquel de vaqueros rotos y camiseta demasiado grande que a pesar de su imagen viene de despedir al fallecido. Acaba de enterrar al “Yayo”, a su abuelo o su bisabuelo, no sabemos bien el árbol genealógico, pero en cualquier caso al hombre que vivió una guerra, una posguerra, un boom social, otro económico y una crisis -entre otras cosas- aunque de esta última no se enteró tanto. El chaval conoce bien sus historias: ha vivido las batallitas (casi siempre iguales y repetidas, pero no importa), la picaresca, la mala fe, la solidaridad de una época que ya quedó obsoleta pero que le ha aportado tantas bases durante su crecimiento que el mundo de hoy en día le cuesta comprenderlo a la manera de los de su generación. Por eso no sólo se ha muerto el Yayo, también el mundo que le servía de base firme, su “suelo” particular. Quiere parecer impersonal porque sabe por otros compañeros que esa muerteSigue leyendo...

Flor de Bach – Hojarazo

Hola a todos y bienvenidos una vez más y como siempre a este teatro de la vida. En esta ocasión os presentamos como una alegoría de lo que ocurre en la realidad de nuestras vidas y de las distintas máscaras/personalidades con las que nuestras emociones nos hacen comportarnos ante los diferentes estímulos ambientales con los que nos topamos en nuestro día a día. Después de esta presentación supongo que tenemos que meternos ya en materia pero hoy nos cuesta presentaros a nuestro actual compañero de reparto, que le han calificado de vago en muchos lugares y en diversas situaciones pero que en realidad no lo es aunque a veces siente que le faltase “espíritu”, rapidez, reflejos y capacidad de reacción que no de actuación ya que en realidad una vez que se pone actúa, pero,como se suele decir, desde que ensilla hasta que monta… Edward Bach dio de este elixir floral llamado por más señas hojarazo o carpe, que era el remedio del lunes por la mañana. Y del martes, y del miércoles… Y es lo que a este individuo le ocurre: tarda unaSigue leyendo...