trastornos del sueño en el verano

Trastornos del sueño en el verano

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Los trastornos del sueño en el verano como el Insomnio transitorio o la incapacidad para quedarse dormido o dormir bien suelen ser muy comunes. Tensión, estrés o excitación por alguna situación puntual (nervios ante un examen o un acontecimiento importante, viajes, etc.) pueden ser las causas. En vacaciones también puede que nos cueste dormir porque “añoramos” nuestra cama, por un exceso de calor, incomodidad, o porque nos cuesta adaptarnos a el uso horario del lugar donde nos hemos trasladado.

La fitoterapia nos ofrece numerosas soluciones para la falta de sueño, entre las más destacadas están:

Melisa: se ha utilizado como remedio tradicional desde el s XVI, para combatir los estados de nerviosismo. Tiene propiedades sedantes, ansiolíticas y protectoras del tejido nervioso científicamente comprobadas.

Espino: efecto reductor de estados de nerviosismo y de ansiedad; también reduce problemas de insomnio y disminuye ritmo cardíaco elevado en personas ansiosas.

Verbena: tradicionalmente utilizada para facilitar la digestión y estimular la producción de jugos gástricos. Tiene propiedades sedantes que ayudan a conseguir un sueño de mejor calidad.

Amapola de california: contiene un alcaloide con acción sedante que ejerce un efecto beneficioso sobre la calidad del sueño en la fase de conciliación y también sobre las fases profundas del sueño. Además tiene efecto ansiolítico que alivia el estrés y permite reducir los estados de nerviosismo y ansiedad.

Matricaria: posee efecto relajante, calmante y facilita la digestión. La buena digestión después de cenar es un factor importante para lograr un sueño de calidad.

Tila: facilita el sueño gracias a sus propiedades sedantes del sistema nervioso. Otro problema típico del estío es el Jet Lag. No solo cuando cambiamos de banda horaria, sino cuando cambiamos nuestros propios horarios de forma brusca (acostarnos y levantarnos más tarde), nuestro organismo se desequilibra y nos cuesta conciliar el sueño. Para estos casos lo mejor es recurrir a la Melatonina. La melatonina, es la hormona que regula el reloj biológico, también llamado ciclo de vigilia-sueño. Sin ella nuestro organismo no puede dormir, sino que sigue en activo a pesar del cansancio corporal y mental que podamos tener. La melatonina, contribuye a disminuir el tiempo necesario para conciliar el sueño, así como a aliviar la sensación subjetiva de desfase horario (Jet Lag). Una pequeña dosis en forma de complemento nutricional durante unos días o en casos puntuales puede solucionar este tipo de insomnio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ARTÍCULOS RELACIONADOS

No pierdas de vista estos posts