La importancia del desayuno

¿Qué es el desayuno?
El desayuno, como su nombre indica, es la primera comida del día tras el ayuno de la noche (desayuno). Es decir, se trata de la rotura del ayuno nocturno. De ahí su importancia, ya que para empezar bien el día necesitamos consumir alimentos que nos carguen de energía hasta la próxima comida. Por ello, también es importante su composición, elegir bien los alimentos que comemos en el desayuno nos ayudará a afrontar el día con más energía y de una forma más saludable. Saltarse el desayuno es un error, pues al final, las calorías que nos saltamos evitando el desayuno las compensaremos en el resto de comidas porque tendremos más hambre. Y además de este beneficio, desayunar tiene mucho otros aspectos positivos para la salud.

Una excusa muy común entre aquellos que no toman nada por la mañana es que cuando se levantan no tienen hambre. ¿Se ha parado a pensar que quizás cena demasiado? Durante la noche se retrasa el vaciamiento del estómago, lo que enlentece el tránsito intestinal. Cuando la cena se hace tarde y muy copiosa, es lógico que se levante con pocas ganas de comer pero, si no toma nada por la mañana, contribuye a perpetuar el círculo vicioso. ¿En qué consiste un buen desayuno? El desayuno debe representar entre el 20% y el 25% de las calorías que ingieres durante el día, y es importante que esté bien balanceado para que recibas los nutrientes esenciales. Un buen desayuno debe incluir:

• Pan o cereales, de preferencia integrales. Además de la fibra que contienen, le proporcionan al cuerpo carbohidratos, que aportan energía, vitaminas y  minerales.
• Productos lácteos. Como leche o yogur (de preferencia bajos en grasa o desgrasados), que contienen proteínas, calcio y vitaminas.
• Frutas o zumo de frutas. Le aportan al cuerpo carbohidratos, agua, vitaminas y minerales. La fruta en sí y el zumo con pulpa también aportan fibra.
• Otros productos. Puedes incluir una bebida estimulante, como café o té; productos derivados de la carne, como el jamón en pequeñas cantidades, o huevos (puedes elegir comer las claras únicamente si deseas) que contienen las proteínas que construyen los tejidos y las células; también puedes incluir en pequeñas cantidades queso (bajo en grasa o desgrasado), mantequilla o margarina. ¿Por qué es necesario un buen desayuno? Sobran las razones y entre ellas están:
• Mantiene un estado nutricional correcto. Si no desayunas o no lo haces adecuadamente, es difícil que completes los requerimientos de energía, calcio y otros elementos nutritivos en las demás comidas. Un buen desayuno contribuye significativamente al consumo diario de vitaminas y minerales. Si incluyes pan o cereales integrales en el desayuno, el consumo de grasa durante el día suele ser menor.
• Mejora el rendimiento intelectual y físico. Si suprimes el desayuno, pones en marcha en tu organismo un mecanismo que altera el nivel aceptable de azúcar en la sangre. Esos cambios alteran la conducta e influyen de modo negativo en el rendimiento físico e intelectual.
• Ayuda a bajar de peso o a controlarlo. Al mantener tu estómago lleno hasta la próxima comida, evita que comas de más. Además, no te tienta a “picar” rosquillas, dulces, refrescos o golosinas de cualquier tipo, que siempre aportan calorías extra.
• Ayuda al tránsito intestinal y mejora los niveles de colesterol. Eso se debe al contenido de fibra de los cereales integrales y las frutas. Aparte de la importancia del desayuno para el bienestar físico e intelectual y para una buena nutrición, hay algo más. Existen estudios que han encontrado una relación entre la eliminación del desayuno y un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Aunque la razón no está del todo clara, algunos científicos piensan que una buena comida por la mañana ayuda a estabilizar el nivel de azúcar en la sangre durante el día. También, al parecer, consumir una mayor proporción de las calorías normales más tarde durante el día (sobre todo de carbohidratos) tiene un impacto nocivo en los niveles de azúcar y de insulina en la sangre.

Por lo tanto, si quieres una inyección de energía por la mañana que dure todo el día, toma un buen desayuno. Y, sobre todo, no dejes de servírselo a tus hijos para que tengan un rendimiento escolar adecuado. Los niños, más que nadie, necesitan suficiente calcio para sus huesos y su crecimiento, y alimentos de alto contenido energético para sus estudios y sus juegos. Así que si quieres que tus hijos adquieran buenos hábitos alimenticios, acostúmbralos a hacer del desayuno lo que realmente es: la comida más importante del día.

Author: Equipo de nutricionistas Sbeltary

Aunque actualmente, se relaciona más el cuidado de la alimentación y en consecuencia de la dieta, con el objetivo de conseguir una figura que se adapte a los cánones marcados por la sociedad, lo cierto es que se debería enfocar para promover la salud y prevenir las enfermedades. Así mismo, se debería tener en cuenta que alcanzar el peso saludable no solo mejora la figura sino que también mejora la presión arterial, el sistema circulatorio, el sistema respiratorio, el aspecto de la piel… En definitiva, la salud en general.


El profesional mejor cualificado para prestar servicios relacionados con la nutrición y la dietética es el dietista-nutricionista, y se define como: Profesional de la salud, con titulación universitaria, reconocido como un experto en alimentación, nutrición y dietética, con capacidad para intervenir en alimentación de una persona o grupo.


Desde Sbeltary te ayudamos a conseguir tus objetivos, bien sean adquirir hábitos alimentarios mas sanos, como mejorar cualquiera de las dolencias relacionadas con la alimentación, como pueden ser, entre otras: obesidad, hipertensión arterial, hipercolesterolemia, dislipemias, hidropesía (retención de líquidos),…


Durante nuestros años de experiencia en el ámbito de la nutrición y la dietética hemos realizado estudios dietéticos, elaborando dietas personalizadas para casos de sobrepeso, obesidad, hipertensión, diabetes, hipercolesterolemias, hipo e hiperteroidismo, deportistas, etc., siendo, para nosotros, muy importante hacer un seguimiento cercano y personal para garantizar la consecución de los objetivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *