Sobrepeso y obesidad: Cómo ponerle remedio con productos naturales

Según la OMS el sobrepeso y la obesidad se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. El sobrepeso y la obesidad son el quinto factor de riesgo de defunción en el mundo. El índice de masa corporal (IMC) es un indicador de la relación entre el peso (Kg) y la talla (en metros) que se utiliza para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos. Se halla dividiendo el peso entre el cuadrado de la talla (Kg/m2).

La OMS define: SOBREPESO: Un IMC igual o superior a 25. OBESIDAD: Un IMC igual o superior a 30. Para la Organización Mundial de la Salud la obesidad está creciendo rápidamente a nivel global, estimando en más de mil millones las personas que tienen sobrepeso, de las cuales trescientos millones son clínicamente obesos. Por otro lado la obesidad constituye un importante factor de riesgo para la aparición, desarrollo y agravamiento de otras dolencias. Hipertensión, diabetes, afecciones cardíacas y cerebro vasculares, trastornos del aparato locomotor y algunos tipos de cáncer (mama, colon,…) están íntimamente ligados con un IMC elevado.

 

CAUSAS

La causa más evidente y fundamental del sobrepeso y la obesidad es un desequilibrio energético entre calorías ingeridas y consumidas. Cuando ingerimos calorías a través de los alimentos se pueden dar tres situaciones:

1- Que sean utilizadas para satisfacer las necesidades energéticas de nuestro organismo.

2- Que se conviertan en depósitos de grasa blanca para más adelante pasar a ser energía.

3- Que se quemen en un tejido especial llamado grasa parda, cuya función es acabar con el exceso de calorías que no quemamos en nuestra actividad diaria.

El problema se presenta cuando este proceso de combustión que se conoce como TERMOGÉNESIS (generación de calor), no se realiza correctamente. El resultado es la formación de depósitos de grasa blanca y la aparición del temido sobrepeso. Existen otras motivaciones no menos importantes, como la genética a la luz de familias con obesidad y en estudios de gemelos que viven en familias separadas. Determinante es la forma de vida actual, con un alto índice de sedentarismo, comidas rápidas por los ritmos de trabajo, aumento de la ingesta de grasas y alimentos refinados en detrimento de verduras y alimentos integrales, hacen que la sociedad actual se encuentre en una situación crítica frente a la obesidad.

En otro campo situaremos las causas metabólicas y anímicas con un alto índice de importancia en los casos de sobrealimentación por ansiedad y nerviosismo y la baja actividad metabólica que hacen que a poco que comamos nos caigan los kilos inexorablemente.

 

REMEDIOS Y SOLUCIONES CON PRODUCTOS NATURALES PARA COMBATIR LA OBESIDAD

La primera medida que se debe aplicar en casos de sobrepeso y obesidad es una buena práctica nutricional, llevada a cabo bajo la orientación de dietistas nutricionistas profesionales. Hemos de reducir o mejor eliminar la ingesta de alimentos refinados, bollería industrial, refrescos, golosinas, etc. a la vez que incluimos en nuestra alimentación panes, bollería y galletería (elaborados con aceites vegetales), cereales, legumbres y pasta todo integral a la vez que de producción ecológica.

También es importante disminuir la carne, embutidos y grasas saturadas a favor de proteínas vegetales (tofu, seitán..). En resumen si aplicamos ciertos cambios a nuestros hábitos alimentarios iremos dando pasos para lograr nuestro propósito. La segunda medida a adoptar, no menos importante que la primera, es realizar una actividad física constante, puede ser algún tipo de deporte o simplemente caminar de forma continua durante 45 minutos a una hora diariamente. Esto nos mantendrá ágiles y en forma a la vez que aumenta el consumo de calorías.

La tercera pata que sustenta este objetivo, y muy conveniente, es ayudarse en el esfuerzo con productos naturales. El mecanismo natural de la combustión de grasas se puede activar con la inclusión de determinados condimentos y especias (jengibre, mostaza, cayena, canela, etc). Las plantas medicinales (té verde, mate, guaraná..), las enzimas digestivas (bromelaina,papaína..), los frutos (citrus, ananás..), etc. nos ayudarán a conseguir nuestra meta más rápido y con más durabilidad. Existen cinco grupos de productos naturales que se reconocen como coadyuvantes del sobrepeso y la obesidad según su mecanismo de acción:

1. Aumento de la lipolisis / termogénesis.
2. Inhibición del apetito / aumento de la sensación de saciedad.
3. Mejora en la retención de líquidos con drenantes/ depurativos.
4. Interferencia en la absorción de grasas.
5. Control de la ansiedad/ ingesta compulsiva, de azúcares, chocolates, etc.

Los complementos del grupo 1 o TERMOGÉNICOS son cada día más apreciados y demandados porque no solo ayudan a reducir el nivel de grasa en el cuerpo, sino que también aportan otras ventajas:

• Incrementan los niveles y la disponibilidad de energía, aumentando el movimiento de sangre, oxígeno y nutrientes hacia los músculos.

• Colaboran a un mayor rendimiento típico, originando que el organismo desarrolle mayores niveles de termogenina.

• Disminuyen el apetito al dirigir el flujo sanguíneo fuera del estómago, reduciendo la sensación de hambre.

Como conclusión diremos que para alcanzar una figura esbelta y un cuerpo sano hemos de alimentarnos correctamente, hacer ejercicio diario y ayudarnos con complementos de confianza y de efectividad probada.

¡¡NO HAY TRUCOS NI ATAJOS. HAY QUE ESFORZARSE!!

 

GUARANÁ

Los activos del guaraná, especialmente la cafeína, provoca un aumento de la temperatura corporal y de la termogénesis favoreciendo la eliminación de grasas almacenadas por el organismo. Por otra parte estimula la liberación de catecolaminas, cuya adrenalina posibilita al organismo la combustión más rápida de sus grasas. La cafeína también estimula el organismo, siendo muy efi caz en el tratamiento de la astenia física y psíquica que suele acompañar a los regímenes de adelgazamiento.

 

YERBA MATE

Como el té y el guaraná, esta planta es rica en polifenoles y bases xánticas con acción lipolÍtica y termogénica. El mate incrementa la liberación de catecolaminas potenciando la termogénesis, la beta-oxidación de los ácidos grasos y los mecanismos de lipolisis. Estudios farmacológicos elaborados en animales demuestran que reduce la sobrecarga ponderal y los depósitos grasos. También aumenta la sensación de saciedad.

 

CAFÉ VERDE

Se trata de un diurético y un excelente antioxidante, regulador de los niveles de glicemia. Convierte las grasas en energía. Tiene una acción moduladora de la absorción de la grasa postprandial, además de un efecto beneficioso sobre el equilibrio del peso sin estimular el SNC y, por lo tanto, sin efecto rebote. En un estudio publicado en el 2009 en la revista American Journal of Clinical Nutrition se ha comprobado la eficacia de los ácidos clorogénicos, abundantes en el café verde, como reguladores de la producción de azúcar frenando su transformación en grasas de reserva. Al disponer de menos azúcar el organismo recurre a sus reservas de grasa para la producción de energía disminuyendo los IMC (índice de masa corporal).

 

ALCACHOFA

Sus propiedades principales, como hepático-biliar y reductora del colesterol, se deben a su contenido en ácidos fenólicos (cinarina, ácido clorogénico,…). Su acción adelgazante se fundamenta en su efecto depurativo y en la presencia de polisacáridos de fructosa que actúan como saciantes.

 

PAPAYA

Por su contenido en papaína (enzima con acción proteolítica) resulta muy efectiva en la disgregación de las proteínas, mejorando la digestión y evitando los gases. Como diurético también favorece la expulsión de líquidos y resulta adecuada para dietas de adelgazamiento. Estimula el peristaltismo intestinal a la vez que combate y reduce la celulitis.

 

ANANÁS

El ananás es rico en Bromelaína, esta enzima tiene propiedades proteolíticas, capacidad para descomponer las proteínas y facilitar las digestiones en comidas abundantes y muy proteicas. Actúa a nivel intestinal, facilitando la digestión, y fraccionando las proteinas secretadas anormalmente. Recomendable en estados inflamatorios, como celulitis y sobrepeso localizado.

Mejora las digestiones pesadas. Es considerado un alimento con calorías negativas, es decir que se gastan más calorías para metabolizarla que las calorías que aporta como energía. Al ser un gran antioxidante estimula el metabolismo graso reduciendo el tejido adiposo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *