moxibustión

Moxibustión

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email

La Moxibustión es una de las técnicas más antiguas que utiliza la Medicina Tradicional China para restablecer la salud en caso de enfermedad y como prevención de ésta, puesto que en ambos casos es una de las terapias que mejor aúna dichos efectos.

¿Qué es la Moxibustión?
Es un sistema terapeútico en el que utilizamos unos cigarros o puros, los cuales están hechos de una planta, la Artemisa (Artemisa Vulgaris), de la cual utilizamos sus hojas, dejando secar éstas, se muelen muy finamente, se extraen los sobrantes o semillas, hasta obtener una consistencia suave, como de algodón. Después de esto podemos formar una especie de puros o utilizarlo para hacer conos, los cuales usaremos según la técnica que queramos aplicar.

El efecto terapeútico en Medicina Tradicional China será hacer fluir la energía de los canales (Meridianos) y estimular la sangre (XUE), eliminar el viento y el frío, desinflama las tumoraciones, previene las enfermedades y mejora la salud. Generalmente se utilizan las plantas más viejas, pues según la medicina antigua tienen mejor efecto terapeútico.

Diferentes sistemas de Moxibustión:
En la antigüedad se utilizaba la moxa simple, pero en este momento ha evolucionado y existen otros métodos como son los conos, los puros, las agujas calientes o con aparatos que producen calor a través de la frecuencia que emite la planta. Se ha probado hacer esta técnica con otras plantas pero no se han obtenido los mismos resultados, con lo cual se deduce que los antiguos médicos chinos sabían muy bien el efecto curativo de la artemisa y su aplicación energética.

Moxar con conos:
Los conos son polvo fino de la planta Artemisa pura. Se forman del tamaño de un grano de arroz y en algún caso un poco más grandes, dependiendo del efecto terapeútico que se desee, puesto que es diferente si queremos tonificar un punto o una zona, o si la enfermedad es aguda o crónica. También se tiene en cuenta si la persona tiene una constitución débil o fuerte, así como la cantidad de conos a utilizar.

Hay dos tipos:
Moxa directa, en la que colocamos el cono directamente sobre la piel. Moxa indirecta, en que la moxa está separada de la piel con algún material como el ajo, jenjibre, sal, etc. También existen dentro de la propia técnica diferentes métodos, puesto que en China y Japón puede haber variaciones según la teoría que se utilice. La técnica desde hace miles de años se ha confirmado que es un método sencillo que se utilizaba en la medicina interna, en cualquiera de las especialidades tanto en pediatría, como ginecología, dermatología, etc. como método para preservar la salud, siendo una técnica muy apropiada para este periodo invernal, pues en invierno la humedad y el frío están muy presentes y las enfermedades crónicas suelen dar más sintomatología, y cualquier enfermedad reumática o artrósica se puede ver mejorada con la Moxibustión. Como terapia preventiva la utilizaremos moxando unos puntos que mejoran el sistema energético del cuerpo, aumentando las defensas naturales del organismo.

De esta forma sencilla evitamos caer enfermos con facilidad. Los puntos más utilizados son 36E, 4RM, 6RM y 14DM, que sirven para elevar la resistencia del cuerpo a la humedad y frío tan presente en esta época del año. Así como en el caso de resfriado y tos en el que el pulmón sería el principal órgano afectado por patógenos externos o internos, pues ambos pueden causar disfunción pulmonar, perdiendo este la función de descenso, el patógeno produce ascenso en la energía provocando tos por exposición al frío. Si es una tos producida por un patógeno interno su inicio es lento y prolongado acompañado de síndromes en otros
órganos. La tos frecuente se presenta en las bronquitis, neumonías, resfriados, tuberculosis, etc. siendo necesaria una evaluación según la Medicina Tradicional China para poder ser tratada según su origen y causa. Por ejemplo, la tos por ataque de viento frío: se presenta en los cambios bruscos de temperatura, picor en la faringe, tos alta, flemas blancas y líquidas transparentes, constipación nasal, dolor en el cuerpo, no sudoración, lengua con seborreo blanca, pulso superficial y tenso.

Moxibustión: Trataremos liberando la superficie y dispersaremos el frío, principalmente el canal de Pulmón, Intestino Grueso y Vejiga. Los conos y puros los utilizaremos con fuego fuerte, con sensación de estímulo intenso, eliminando el patógeno para que desaparezca la tos. Los puntos que utilizaremos serán: Dazhui (DU14), Fegmen (V12), Fengchi (VB20), Feishu (V13) y Lieque (P7). Siempre se tendrá en cuenta que es una técnica a utilizar por perseonal preparado y con un conocimiento en Medicina Tradicional China, puesto que hay puntos en los que no es conveniente utilizar la moxibustión, por ejemplo en embarazadas en la zona del abdomen, aunque en diferentes momentos, sobre en todo al final del embarazo podríamos utilizar la moxa en caso de que el feto no esté colocado correctamente para ayudarle a dar la vuelta. Esta técnica suele ser de gran ayuda.

Tampoco realizaremos moxibustión cuando se esté excesivamente cansado, durante la menstruación, con mucha sed, estado de embriaguez o sudoración abundante. Con esta aproximación a la moxibustión espero haber abierto vuestro interés en la exploración de nuevas formas de abordar las enfermedades que aparecen en este periodo invernal y que de una manera sencilla podemos solucionar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

No pierdas de vista estos posts