Feng Shui – Elemento Agua

En la tradición china el agua es el elemento del invierno, aquel que se refuerza en esta época reestructurándose de agotamientos pasados. Según la filosofía de la Medicina Tradicional China o la Naturopatía, con la llegada del invierno debemos estabilizar los procesos que se han quedado sin acabar en el otoño, y reforzar el elemento agua para pasar un buen periodo invernal, y favorecer así llegar a la primavera fortalecidos ante las alergias o las limpiezas propias de la época.

Pero a veces es necesario recurrir al Feng Shui porque este proceso de fortalecimiento no depende sólo de lo que ingerimos o de los tratamientos que nos propone nuestro terapeuta, ya que los problemas de salud suelen empezar o agravarse en casa. Todos somos conscientes de que secar la ropa dentro de casa aporta humedad al ambiente. En lugares sobrecargados por el uso de calefacción central o por el exceso de radiaciones originadas por ordenadores y televisores puede agradecerse este aporte al ambiente, pero en otros no muy bien aislados no es tan bienvenida.

Cuando hablamos del Feng Shui elemento agua no queremos decir sólo el agua literal; si es cierto que la humedad de la ropa o una fuente alteran este elemento o lo refuerzan, pero hay que tener en cuenta que otros (como los espejos o los cristales opacos) que también modifican este elemento.

FENG SHUI ELEMENTO AGUA

El Feng Shui elemento agua es un elemento que absorbe calor, pero sólo si este es seco. Por ejemplo, si tenemos un exceso de luz en una habitación podemos colocar una fuente. Sin embargo poner en ese mismo lugar muebles con demasiados cristales o espejos no es una buena idea, porque nos quitará la fuerza chi o vital que necesitamos, dado que el feng shui elemento agua es un absorbente de fuerza y vitalidad. De la misma manera si hay un exceso de Feng Shui elemento agua, habitualmente representada por unas líneas ondulantes, nos llenaremos de líquidos (generalmente linfáticos, pero pueden ser de muchos tipos) y los tratamientos de salud nos resultarán más difíciles de seguir y menos efectivos.

Recordar de nuevo que los objetos que representan elementos pueden ser beneficiosos o negativos  según el caso. Aquí no podemos enumerar todas aquellas cosas que representan el elemento agua, porque no siempre podemos identificar un elemento por sus componentes: su apariencia física, la colocación en el mapa bagua, los símbolos y formas que tenga, las medidas, los colores, su peso… todas estas informaciones nos pueden permitir convertir algo nefasto en una cura maravillosa o viceversa.

Llamamos cura a todo aquello que modifica las características de un lugar para adaptarlo a lo que necesitamos a nivel particular. Esta es la razón por la que no podemos generalizar al hablar de un producto. Si por ejemplo la persona fuese elemento fuego, debiéramos tener cuidado con no colocar estas imágenes en su área de fuerza porque no sólo no es bueno para él (el agua apaga el fuego) sino que además le descompensaría los procesos que lleva activados al atacar su esencia, aunque estos nada tengan que ver con el elemento fuego o agua.

Por eso hay que valorar las características que aporta cada objeto en el ambiente y el tipo de persona que lo solicita: frialdad, reducir el impulso vital, pesadez pero blanda que da profundidad a las situaciones pero adaptándonos, o fluidez para evitar estancamientos pero también durabilidad de las situaciones.

Por todo ello es evidente que no es lo mismo una fuente, un armario de cristal o una entrada de espejos (que por cierto nunca deberían ofrecer una imagen de la persona parcial o cortada como actualmente se lleva, ya que los cortes en la imagen estancan la energía), para una persona muy emocional soltera que para alguien muy definida casada. Para terminar y como siempre recordar que no podemos obsesionarnos ni sobrecargar o retirar un único elemento porque queramos conseguir algo concreto: el secreto está en la armonía de todos los elementos con cada persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *