El ácido hialurónico como nutriente

El ácido hialurónico puede encontrarse en prácticamente todos los seres vivos que poseen articulaciones y tejido conjuntivo. El cuerpo humano está formado en su mayor parte agua, por lo que es necesaria la existencia de mecanismos que mantengan la hidratación óptima. Aquí es donde entra en acción el ácido hialurónico que, entre sus diversas funciones, tiene la de mantener las moléculas de agua en las células y tejidos, proporcionando el medio que nuestro organismo necesita para el transporte molecular y otros muchos procesos.

Durante el proceso del envejecimiento, nuestro organismo pierde la capacidad de retener el agua en las células y tejidos, dando lugar a la aparición de alteraciones articulares como la artritis. Aunque este es el síntoma más obvio de la reducción de los niveles de Ácido Hialurónico, en la piel también aparecen síntomas: las arrugas. Algunas personas aceptarán el dolor articular y la reducción de la movilidad como una consecuencia natural del envejecimiento pero, seguramente realizaran todos los esfuerzos necesarios para combatir la aparición de las arrugas.

Las propiedades de Ácido Hialurónico son amplias y pueden influir en numerosos procesos. Actualmente, conocemos muchas de las propiedades del Ácido Hialurónico y sus funciones específicas. El Ácido Hialurónico es un mucopolisacárido que se sintetiza y se utiliza como lubricante en las articulaciones. Se encuentra en cantidades importantes en todo el organismo, especialmente en la juventud pero estas cantidades se reducen significativamente durante el proceso de envejecimiento.

Cuando está presente en una articulación, incluso aunque el cartílago sea mínimo o no exista, el Ácido Hialurónico protege, reduciendo el daño y manteniendo una función articular normal. Una de las propiedades del Ácido Hialurónico es su capacidad de absorber y mantener el agua. Por sus efectos lubricantes y protectores, los estudios en animales han dado como resultado que el Ácido Hialurónico posee unos efectos potencialmente modificadores de algunos trastornos y se ha revelado como un posible tratamiento para la artritis reumatoide y la osteoartritis. Nuevas investigaciones han demostrado que el Ácido Hialurónico puede estimular el sistema inmune, activar los glóbulos blancos y controlar la migración celular. Estas investigaciones indican que el Ácido Hialurónico podría reducir la necesidad del tratamiento con antibióticos. Adicionalmente, el Ácido Hialurónico reduce la proliferación de varias cepas bacterianas, y que puede reducir la incidencia de bronquitis crónica.

Como resultado de su propiedad primaria de retener agua, el Ácido Hialurónico se utiliza actualmente en cosméticos como el maquillaje y las cremas hidratantes para ayudar a mantener el agua en la piel y reducir la aparición de arrugas. El Ácido Hialurónico también se ha utilizado durante la cirugía de las cataratas para proteger el endotelio de la córnea durante la recuperación en el periodo postoperatorio.

 

Ácido Hialurónico Tópico

Recientemente, se ha aprobado la combinación de 3% de diclofenaco y 2.5% de Ácido Hialurónico para su uso en Estados Unidos, Europa y Canadá para el tratamiento de la queratosis actínica, que es la tercera alteración cutánea más común en Estados Unidos. La queratosis actínica puede ser el primer paso al desarrollo de un cáncer cutáneo. Se estima que más de un 10% de las lesiones activas, progresarán a cáncer cutáneo de células escamosas.

Estos cánceres normalmente no son amenazantes para la vida ya que se detectan y se tratan en estadios tempranos. Sin embargo, si la alteración no es detectada de forma temprana, las lesiones pueden sangrar, ulcerarse, infectarse e invadir los tejidos circundantes. En el 3% de las ocasiones, las células cancerosas pueden crear metastasis y extenderse a órganos internos.

 

Hidratación y Ácido Hialurónico

Un punto importante a recordar es que el Ácido Hialurónico es hidrofílico. Puede captar hasta 3000 veces su propio peso en agua, actuando como lubricante y protector de las articulaciones y del colágeno. Obviamente, en caso de deshidratación, el Ácido Hialurónico no ejercerá esta función ya que requiere la presencia de agua. Es importante que se aporte agua, por tanto es importante beber agua en cantidad suficiente.

Por ejemplo, un adulto que ronde los 70 kg., debe ingerir un mínimo 2-2,5 l. de agua al día, preferentemente con el estómago vacío (entre comidas). Esta cantidad se debe incrementar en situaciones como clima seco, práctica de ejercicio físico regular o ingesta de más de una taza de café o lata de refresco al día. El Ácido Hialurónico es un aliado valioso en el tratamiento de numerosas alteraciones, desde la artritis a las enfermedades cutáneas. El hecho de que induzca pocos o ningún efecto secundario y sus efectos terapéuticos a largo plazo lo hacen muy adecuado para su empleo en terapéutica. El uso de productos sintetizados de manera natural por nuestro organismo (sustancias ortomoleculares) minimiza el riesgo de efectos secundarios.

 

PROPIEDADES:

Debido a la alta capacidad de retención, absorción y almacenamiento de agua que tiene el ácido hialurónico, favorece la reducción de arrugas en la frente, comisuras de los labios, contorno de ojos, etc.; por lo que proporciona a la piel un aspecto más juvenil, fresco y luminoso.

Además, el Ácido Hialurónico es el constituyente esencial del líquido sinovial, la principal función de este líquido es la de reducir la fricción entre los cartílagos y otros tejidos, actuando como lubricante de las articulaciones.

 

Yuzuri Hara, el secreto de la longevidad

En los años 90 la cadena de televisión ABC emitió el documental: “Yozuri Ara: El pueblo de larga vida”. Gracias a este programa se tomó conciencia de la existencia del Ácido Hialurónico. Se basa en un pueblo japonés en el que un número desproporcionado de habitantes tienen 90 o más años de edad. Esas personas viven más y tienen mayor energía y vitalidad que la media europea a los 50 años de edad. Una elevada proporción de estos ancianos es increíblemente sana, vital y fuerte, hasta el punto de poder realizar diariamente trabajos en el campo y terminar tareas laboriosas.

¿Cuál es el secreto? Su dieta, rica en alimentos potenciadores del ácido hialurónico. ¿Podría esta sustancia ser un remedio contra el envejecimiento? Al indagar en sus hábitos, se vió que su dieta tradicional incluye tubérculos y almidones de elevado contenido nutricional, alimentos que mejoran la síntesis natural de Ácido Hialurónico por parte del organismo. Al elevar la concentración de Ácido Hialurónico en el organismo, la piel retiene la humedad, manteniendo una apariencia joven y libre de arrugas. Por otro lado, estas personas presentan pocas alteraciones de la visión, sus ojos son brillantes y sanos, a pesar de realizar su trabajo al aire libre y bajo el sol. Hay que mencionar que en este pueblo es poco frecuente encontrar personas muy fumadoras, factor que es bien conocido que acelera el proceso de envejecimiento debido a la producción de radicales libres.

El 10% de los habitantes de Yuzuri Hara tienen una edad por encima de 85 años. Las personas ancianas de Yuzuri Hara viven más, y viven en salud, de modo que visitan al médico en raras ocasiones, y también en raras ocasiones tienen enfermedades degenerativas crónicas, tan frecuentes en occidente (cáncer, enfermedad de Alzheimer y diabetes). Este descubrimiento, ampliamente publicado, motivó que una empresa farmacéutica japonesa desarrollase los primeros comprimidos de Ácido Hialurónico, y que posteriormente este se introdujese como ingrediente estrella en productos cosméticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *