Causas de infertilidad

Concebir un hijo debería ser, en teoría, muy fácil, pero lo cierto es que cada vez hay más parejas a las que les cuesta conseguirlo. Según datos dados a conocer en el Congreso de la Sociedad Española de Fertilidad, la infertilidad ha aumentado de manera alarmante en los últimos diez años. En la actualidad entre un 15 y un 18% de las parejas españolas no son fértiles. Y parece que esta tendencia es creciente, ya que está estrechamente ligada al estilo de vida.

 

Causas de infertilidad femenina

Un 80% de los casos de infertilidad femenina se debe principalmente a:

. Edad avanzada: A partir de los 35 años el potencial reproductivo disminuye y, después de los 40 años, la posibilidad de embarazo es menor del 10%.

. Factor tuboperitoneal: Las trompas de falopio sufren algún tipo de lesión.

. Anovulación: Cuando el óvulo no llega a ser expulsado por el ovario, ya sea por no haberse formado o por no alcanzar la madurez necesaria. En este grupo se encuentran englobadas las pacientes con Ovarios Poliquísticos.

. Endometriosis: Cuando el tejido uterino se encuentra fuera del útero.

 

Causas de infertilidad masculina

El hombre es responsable fundamental de la infertilidad, o comparte causas con la mujer en aproximadamente el 50% de los casos. Para estudiar la fertilidad masculina se lleva a cabo un análisis donde se testa el número, actividad y forma de los espermatozoides. Un resultado normal en un contaje de espermatozoides sería: más de 20 millones por mililitro con al menos 50% de espermatozoides con un movimiento correcto, y un 30% de formas normales. En términos generales, la función reproductiva masculina requiere de una función sexual (erección y eyaculación) y una función espermática (espermatozoides) normales.

Las principales alteraciones son:

. Alteraciones del tracto genital: imposibilita depositar el semen en el fondo de la vagina durante el coito (impotencia eréctil, ausencia de eyaculación).

. Alteraciones de la producción del semen: disminución de la cantidad y/o calidad de los espermatozoides.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *