Remedios homeopáticos y orígenes de la Homeopatía

¿QUÉ ES LA HOMEOPATÍA?

La Homeopatía es una terapéutica, una forma de tratar las enfermedades, que se fundamenta en una visión global del enfermo y de su enfermedad y en unos medicamentos con un proceso único de fabricación y un modo de acción particular. Cuando decimos que la Homeopatía tiene una aproximación global al enfermo y a su enfermedad queremos decir que, por supuesto, necesitamos conocer cual es su diagnóstico nosológico, si sufre una colitis ulcerosa, un asma alérgico, una psoriasis o un proceso reumático. Pero más allá de este diagnóstico necesitamos conocer como es la manera particular que tiene cada paciente de convivir con su enfermedad; como se expresa en cada enfermo y como es vivida.

Además, nos importa y necesitamos saber qué enfermedades ha sufrido hasta la fecha y como se han desarrollado, qué enfermedades sufren y han sufrido sus parientes más cercanos, como es su complexión física, qué le hace estar mejor y que le hace empeorar de su enfermedad, si es tímido o muy sociable, si es alegre o más bien huraño, si prefiere el calor o el frío, su deseos alimenticios, es decir, quien es él y cómo se relaciona con el mundo cuando está enfermo y también cuando está sano.

Y así llegamos a algo que es muy frecuente cuando usamos la Homeopatía en el tratamiento de nuestros pacientes, y es que dos enfermos con idénticos diagnóstico salgan de la consulta del médico con dos tratamientos completamente diferentes. Dos personas que están tristes por la pérdida de un ser querido pueden necesitar cosas completamente diferentes para superar su duelo. Una puede sentirse mejor en soledad y en intimidad y otra, en cambio, agradecer sobremanera la compañía y la distracción. Dos personas con el mismo mal pero con necesidades terapéuticas completamente diferentes. Y esto ocurre en plano físico de la misma manera que en el emocional.

ORÍGENES DE LA HOMEOPATÍA

La Homeopatía nace de la mano del médico, químico y traductor de origen sajón (lo que hoy es Alemania) Christian Friedrich Samuel Hahneman (1755-1843). Su primer artículo sobre esta nueva idea de la curación por lo similar lo publica en 1796 con el título de Ensayo sobre un nuevo principio para descubrir las propiedades curativas de las sustancias medicinales precedido de algunas ideas sobre los principios admitidos hasta nuestros días. Pero no será hasta 1810, que publique su Organón de la medicina racional, cuando la Homeopatía se consolide como una teoría general de la curación.

Hay dos situaciones que le llevan a Hahneman a desarrollar la Homeopatía como doctrina médicocientífica. Por un lado en Europa se estaba viviendo un momento muy crítico y cuestionador de las prácticas médicas vigentes, que a muchos médicos parecían obsoletas, dogmáticas y poco científicas. Y en este contexto médico-histórico aparece el segundo elemento que llevó a Hahneman a desarrollar su doctrina medica: el contacto, a través de su labor como traductor y bibliotecario, con las obras de clásicos de la medicina como Hipócrates.

Trabajando con estas obras Hahneman se da cuenta de que era frecuente encontrar que para tratar una dolencia determinada el médico usase una sustancia que producía esos mismos síntomas en una persona sana cuando se le administraba a dosis tóxicas. Y para que esa misma sustancia que producía esos síntomas los curase bastaba con administrarla a dosis bajas. La pregunta era: ¿Hasta cuanto podemos diluir una sustancia para que pierda sus propiedades tóxicas pero conserve su poder curativo?. Y así surgió el comienzo de los remedios homeopáticos medicamentos cuyo proceso de fabricación se basa en diluir y dinamizar una sustancia que a determinadas dosis produce un efecto tóxico en la persona sana hasta transformarla en otra atóxica y curativa. ¡Un milagro de la ciencia del siglo XIX de la mano del médico alemán Samuel Hahneman!

¿QUÉ ENFERMEDADES PODEMOS TRATAR MEDIANTE REMEDIOS HOMEOPÁTICOS?

Todas, agudas y crónicas. Porque cuando hablo de tratar me refiero a cuidar, a mejorar la calidad de vida del paciente en el contexto de su enfermedad. Algunos tratamientos llevarán a la curación y otros, cuando ya el proceso tenga algún grado de irreversibilidad, a su alivio. Pero hay dos aspectos que siempre van a estar presentes en un tratamiento homeopático: su eficacia y su seguridad.

EFICACIA

Discutir a estas alturas si la Homeopatia es eficaz o no es como discutir si la Tierra es redonda o plana, siempre lo digo. Millones de pacientes, miles de médicos y otros tantos ensayos clínicos e investigaciones han demostrado y demuestran día a día que la Homeopatia es una terapéutica de incontestable eficacia. Hay muchos aspectos de la Homeopatia que aún no conocemos bien, como ocurre con cualquier ciencia que esté viva y, en realidad, como ocurre con todo lo que tenga que ver con la naturaleza del Ser Humano y con el Universo que habita. Pero de algo sí estamos seguros: cuando un tratamiento homeopatico está bien indicado es eficaz.

SEGURIDAD

Y otra cosa que sabemos es que los medicamentos homeopaticos son los medicamentos más seguros con los que un médico y un paciente pueden contar. Más seguros incluso que las plantas medicinales. Son los únicos medicamentos que carecen de toxicidad aguda. Yo suelo decir a las madres que si su hijo se toma, accidentalmente, el contenido de varios tubos enteros de gránulos ya no le dé más dulces ese día (el excipiente de los gránulos es azúcar…y están muy ricos) pero que tampoco le lleve a ningún servicio de urgencias. Si hay alguna pequeña reacción será leve y con el consejo de su médico homeopata será suficiente.

Esta característica de los remedios homeopaticos nos permite usarlo en bebés, ancianas o embarazadas con total confianza. Sí hay que tener presente que estos remedios homeopaticos, como cualquier otro, tienen una parte activa y otra, el excipiente, que vehiculiza precisamente a esa parte activa para que pueda entrar en el organismo y hacer su efecto. El excipiente más usado suelen ser los gránulos de sacarosa y lactosa, aunque también se usan otros diferentes cuando el medicamento homeopatico se presenta en otras formas galénicas como jarabes, cremas, geles y pomadas, gotas, supositorios e, incluso, inyectables. En cualquier caso siempre habrá que tener en cuenta las posibles intolerancias y alergias que los pacientes puedan presentar a alguno de estos excipientes, como con cualquier otro medicamento.

¿CÓMO ACTÚAN ESTOS REMEDIOS HOMEOPÁTICOS?

Este es uno de los aspectos del medicamento homeopatico sobre el que se sigue investigando, como ocurre con el mecanismo de acción de otros muchos medicamentos. Aún tenemos importantes incógnitas por resolver en este sentido pero hay aspectos generales que parecen bastante claros. Voy a intentar explicarlo con un ejemplo. Cuando tratamos una infección con un antibiótico sabemos que este medicamento ataca a la bacteria y la destruye. Es como un ejército de refuerzo que viene ha hacer el trabajo que nuestras defensas no están pudiendo hacer solas. Cuando esa misma infección la tratamos con remedios homeopaticos lo que también sabemos es que estos no actúan sobre la bacteria sino que estimulan, refuerzan nuestras propias defensas para que sean más eficaces ante el invasor.

El tratamiento antibiótico y el homeopático acaban con la infección pero con el antibiótico no obtenemos ningún otro beneficio (por no hablar de sus posibles efectos secundarios y de los inconvenientes de su uso prolongado) mientras que con el medicamento homeopático hemos reforzado nuestras defensas para futuras infecciones. Además los remedios homeopáticos permiten combinar los dos tratamientos si el médico lo considera conveniente. Así el antibiótico atacaría a la bacteria y el medicamento homeopático estimularía nuestras defensas.

Interesante equipo ante infecciones severas, ¿verdad?. Un reciente estudio realizado en Francia ha demostrado que ante las infecciones respiratorias infantiles de repetición el tratamiento homeopático ha resultado tanto o más eficaz, y más barato, que el tratamiento con antibióticos y broncodilatadores. Cuanto más conocemos y utilizamos la Homeopatía y el medicamento homeopático más evidente se nos muestra el lugar que esta terapéutica está destinada a ocupar en el cuidado de la salud de los seres que habitamos este planeta: personas, animales y plantas. Pero de todo eso y más ya seguiremos hablando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *