plantas protectoras

Plantas protectoras: dónde utilizarlas

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email

¿Qué son las plantas protectoras?

Algunas hierbas aromáticas, como lavanda, romero, salvia o ruda, tienen la virtud de repeler algunos de los insectos que resultan más molestos o que pueden dañar la vegetación del jardín. Por eso, es recomendable conocer cómo colocar las plantas en el jardín o en los cultivos. Te damos unas pequeñas pautas que pueden servirte como guía.

Contra los pulgones, planta cerca de las especies sensibles (por ejemplo, los rosales) madreselva, lupino, dedalera u ortiga, que actúan también como repelentes. Para repeler la Mosca Blanca planta claveles chinos, caléndulas o tabaco ornamental. Los nematodos son unos gusanos microscópicos que parasitan las raíces. Los Tagetes y las Caléndulas tienen un cierto efecto repelente.

Una forma eficaz de eliminar la molesta presencia de los mosquitos en las habitaciones y los dormitorios de la casa durante el verano consiste en plantar albahaca y jazmines de olor en las terrazas y los balcones. Las flores de las Capuchinas (Tropaeolum majus) desprenden una fragancia que ahuyenta a los insectos. Plantalas entre los cultivos del huerto. Las flores de las Capuchinas (Tropaeolum majus) desprenden una fragancia que ahuyenta a los insectos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ARTÍCULOS RELACIONADOS

No pierdas de vista estos posts