La Guía definitiva: Cómo elegir un Aceite para la piel

Aceites Corpore SanoSon varios los aceites extraídos de la Naturaleza, con excelentes propiedades cosméticas, candidatos a convertirse en Aceites para tratar la piel e imprescindibles para un buen fondo de armario cosmético. Cada uno de ellos tiene una composición y beneficios únicos, que te animamos a descubrir aquí.

En esta Guía descubrirás los activos vegetales más eficaces para hidratar, regenerar y nutrir la piel del rostro y del cuerpo.

Aceite de Aloe Vera

Aunque el jugo de Aloe Vera tiene un uso mucho más extendido, el Aceite de Aloe Vera tiene muchas propiedades cosméticas que lo convierten en un Aceite muy valorado.
El Aceite de Aloe se prepara mezclando su jugo con un aceite graso. Es un Aceite que hidrata muy bien las pieles secas, gracias a su composición rica en polisacáridos mucilaginosos, minerales, saponinas, aminoácidos, vitaminas A, B y C y oligoelementos.

Usado en el rostro, penetra fácilmente en la piel, eliminando de los poros las bacterias y grasa que se acumulan. Su riqueza en nutrientes, vitaminas y minerales estimula la reproducción de nuevas células en la piel y suaviza la epidermis.

Calma la piel tras la exposición solar, ayudando a retener la humedad. También se puede utilizar para calmar la piel tras una picadura de insecto, una pequeña herida o una erupción cutánea.

Aceite de Jojoba

El Aceite de Jojoba es purificante y es el más adecuado en pieles mixtas o grasas. Actúa como antioxidante y previene el envejecimiento prematuro de la piel.

Hidrata todo tipo de pieles, y deja la piel suave, elástica y tersa. Es rico en ceramidas y por ello es el mejor Aceite para tratar los problemas de acné, brillos y regulación de sebo en la piel.
El Aceite de Jojoba contiene un alto porcentaje de ceramidas (95% aprox.), que son un tipo de lípidos que se encuentran también en nuestro organismo. También es rico en vitaminas A, B, D y E y ácidos grasos, por lo que nutre y protege la piel.

Puede aplicarse en todo el cuerpo, incluso en las mucosas y en la piel sensible, sin provocar sensación de malestar. Otro uso del Aceite de Jojoba es nutrir y proteger el cabello: con unas gotas de aceite repartidas por todo el cabello es suficiente, no resulta pegajoso, y no necesita aclarado.

Aceite de Argán

El Aceite de Argán ha sido el Aceite cosmético más usado por las mujeres de Marruecos por muchas generaciones. Su alto contenido en ácidos grasos insaturados y vitamina E convierten este Aceite en un cosmético muy poderoso contra el envejecimiento, ya que actúa como antioxidante y protector de la piel.

Nutre y regenera la piel, combatiendo los radicales libres y retrasando la oxidación de la piel, por lo que se utiliza a diario sobre el rostro para prevenir el envejecimiento prematuro.

Es adecuado para todo tipo de piel, pero la piel seca y la piel madura son las que más se benefician de su gran concentración de activos nutritivos e hidratantes.

Otro de los usos tradicionales del Aceite de Argán es como hidratante y acondicionador del cabello: unas gotas de este aceite en medios y puntas penetran muy bien en el cabello y lo dejan suave, manejable y con brillo intenso.

Aceite de Rosa Mosqueta

El Aceite de Rosa Mosqueta es uno de los más conocidos, por su poder regenerador y cicatrizante en la piel. Se usa puro o integrado en fórmulas cosméticas para tratar las estrías provocadas por cambios hormonales, embarazo o cambio brusco de peso, y para eliminar las marcas de heridas o cicatrices en la piel del rostro y del cuerpo.

El Aceite de Rosa Mosqueta, tiene una composición rica en ácidos grasos esenciales linoleico y alfa-linolénico (relacionados con la formación de cadenas de ácidos omega 6 y omega 3). Gracias a ello, este Aceite favorece la regeneración de las capas superficiales de la piel. El resultado es una piel suave y firme, en la que se van atenuando las arrugas, las estrías, las marcas de acné y se reducen las manchas.

La Rosa Mosqueta también es un buen activo antienvejecimiento, ya que además de ácidos grasos esenciales contiene vitaminas A y C. Estas vitaminas estimulan la producción de colágeno, que contribuye a tener una piel más elástica con líneas de expresión menos visibles.

Indicadores de un Aceite Cosmético de Calidad

Si ya sabes cuál es el Aceite que necesita tu piel en este momento, ahora solo tienes que buscar uno que sea de calidad. Para orientarte debes saber que para algunos activos vegetales, como la Rosa Mosqueta o el Argán, puedes optar por Aceites Puros 100% o Naturales.

En el Aceite Puro 100%, el activo esencial seleccionado se obtiene con un método de extracción que garantiza su pureza (presión en frío) y que deja intactas sus propiedades. Este Aceite no se mezcla con ningún otro aceite, y es posible adquirirlo de producción ecológica certificada, como en el caso de los Aceites Puros 100% de Corpore Sano.

En los Aceites Naturales, el extracto seleccionado o su aceite esencial se mezcla con otros aceites que mejoran sus propiedades cosméticas o de aplicación. Así, su textura no es tan grasa y se absorbe fácilmente en la piel, lo que los hace más adecuados para el cuidado diario del rostro o del cuerpo. Están perfectamente preparados para ser un tratamiento de hidratación y reparación de la piel por sí mismos, y son una alternativa muy natural a cremas, lociones o sérums.

Fuente: Corpore Sano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *