Hipotiroidismo e hipertiroidismo

El tiroides es una glándula bilobulada situada en el cuello. Las hormonas tiroideas, la tiroxina (T4) y la triyodotironina (T3), aumentan el consumo de oxígeno y estimulan la tasa de actividad metabólica, regulan el crecimiento y la maduración de los tejidos del organismo y actúan sobre el estado de alerta físico y mental. El tiroides produce unos compuestos hormonales que tienen una característica única en el organismo y es que en su composición entra el yodo. Y esto es un hecho muy importante, porque si el organismo no dispone de yodo el tiroides no puede producir hormonas. Cuando hay un exceso de producción de hormonas tiroideas el organismo va “acelerado” que es lo que denominamos “hipertiroidismo”; sin embargo, cuando hay un déficit de producción el organismo va “bajo de revoluciones”, lo conocido como “hipotiroidismo”.

La hormona que regula la función tiroidea y que se produce en la hipófisis, se llama “hormona estimulante del tiroides” ó TSH; y es el termostato que activa o desconecta la actividad del tiroides. Es un mecanismo muy simple y de una precisión exquisita: Cuando el nivel de hormonas tiroideas es baja en sangre, la hipófisis lo detecta y aumenta la producción de TSH que estimula al tiroides para que produzca y libere mas hormona tiroidea; cuando el nivel de hormonas tiroideas es alto, la hipófisis se frena, baja la TSH en sangre y el tiroides ralentiza su actividad.

TIROXINA

La hormona más importante que produce la tiroides contiene yodo y se llama tiroxina. Ésta tiene dos efectos en el cuerpo: Control de la producción de energía en el cuerpo: la tiroxina es necesaria para mantener la tasa metabólica basal a un nivel normal. Durante los años de crecimiento: mientras la hormona del crecimiento estimula el aumento de tamaño, la tiroxina hace que los tejidos vayan tomando la forma apropiada a medida que van creciendo. Es decir, la tiroxina hace que los tejidos se desarrollen en las formas y proporciones adecuadas. Siempre que exista una alteración en el tiroides debe estar controlado por un médico especialista ó endocrino que estudie cada situación y que valore el tratamiento adecuado en cada caso.

HIPERTIROIDISMO

El hipertiroidismo es un problema metabólico en el cual la glándula endocrina tiroides produce muchas más hormonas tiroideas de las que el cuerpo necesita provocando una serie de trastornos importantes. Controlando nuestra alimentación vamos a poder controlar el exceso de actividad y producción de la glándula tiroides. La persona por lo general tiene un aumento en el metabolismo basal, y consecuente disminución de peso, estado de gran excitabilidad, aumento de la sudoración, debilidad muscular, incapacidad para conciliar el sueño, intolerancia al calor.

Otros signos de aviso son nerviosismo, hiperactividad, inquietud, desasosiego, susceptibilidad (afectan hechos que no son importantes, ganas de llorar, cambio de carácter fácil), dolores musculares, diarrea o irritabilidad, mirada brillante, cansancio y los más frecuentes como datos clínicos: taquicardia y palpitaciones.

 

HIPOTIROIDISMO

El hipotiroidismo se produce por que nuestro organismo funciona de forma lenta debido a que la glándula tiroides produce poca cantidad de hormonas, por lo cual diremos que es un desajuste hormonal el cual tiene un tratamiento con supervisión de un especialista. Los síntomas más comunes de hipotiroidismo son:
-Fatiga.
-Falta de apetito.
-Intolerancia al frío o siente frío permanentemente a pesar que a su alrededor exista calor.
-Frecuencia cardíaca lenta.
-Aumento de peso.
-Problemas de fertilidad y otras alteraciones menstruales.
-Debilidad y calambres musculares.
-Sequedad de la piel.
-Coloración cutánea entre amarilla y anaranjada (especialmente en las palmas de las manos), protuberancias amarillas en los párpados.
-Caída del cabello (incluidas las cejas).
-Infecciones recurrentes.
-Migrañas.
-Ronquera.
-Estreñimiento.
-Depresión.
-Dificultad para concentrarse.
-Lentitud al hablar.
-Protuberancia en el cuello llamada bocio.

Las causas del hipotiroidismo o bocio, puede generarse por la falta de yodo en nuestra dieta, por lo cual una alimentación en donde incluyamos pescados, lácteos y vegetales que crecen en suelo son ricos en yodo. Otra causa puede ser algunos medicamentos que provocan esta enfermedad, por lo que es muy necesario consultar con un especialista; así también cuando los niños nacen sin la glándula tiroides.

Author: Equipo de nutricionistas Sbeltary

Nutricionistas sbeltary

Aunque actualmente, se relaciona más el cuidado de la alimentación y en consecuencia de la dieta, con el objetivo de conseguir una figura que se adapte a los cánones marcados por la sociedad, lo cierto es que se debería enfocar para promover la salud y prevenir las enfermedades. Así mismo, se debería tener en cuenta que alcanzar el peso saludable no solo mejora la figura sino que también mejora la presión arterial, el sistema circulatorio, el sistema respiratorio, el aspecto de la piel… En definitiva, la salud en general.


El profesional mejor cualificado para prestar servicios relacionados con la nutrición y la dietética es el dietista-nutricionista, y se define como: Profesional de la salud, con titulación universitaria, reconocido como un experto en alimentación, nutrición y dietética, con capacidad para intervenir en alimentación de una persona o grupo.


Desde Sbeltary te ayudamos a conseguir tus objetivos, bien sean adquirir hábitos alimentarios mas sanos, como mejorar cualquiera de las dolencias relacionadas con la alimentación, como pueden ser, entre otras: obesidad, hipertensión arterial, hipercolesterolemia, dislipemias, hidropesía (retención de líquidos),…


Durante nuestros años de experiencia en el ámbito de la nutrición y la dietética hemos realizado estudios dietéticos, elaborando dietas personalizadas para casos de sobrepeso, obesidad, hipertensión, diabetes, hipercolesterolemias, hipo e hiperteroidismo, deportistas, etc., siendo, para nosotros, muy importante hacer un seguimiento cercano y personal para garantizar la consecución de los objetivos.

One thought on “Hipotiroidismo e hipertiroidismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *