Complementos alimenticios para la salud menstrual

No hace falta decir que un uso adecuado de los diferentes complementos nutricionales que nos ofrece la medicina natural puede mejorar -y mucho- la salud de cualquier persona. Determinados suplementos nos ayudan a compensar los déficits o excesos de la dieta, y a prevenir o mejorar distintos problemas de salud. En el caso concreto de las mujeres, cuyo sistema hormonal juega un papel determinante sobre su salud , y que a lo largo de su vida pasan por situaciones físicas y emocionales específicas y diferentes a las de los varones, creemos que merece la pena dedicar unas páginas a los complementos nutricionales más recomendables para ellas.

La salud y el equilibrio femenino están íntimamente ligados al sistema hormonal. Desde la llegada a la pubertad, durante la edad fértil, y posteriormente en la menopausia, la actividad hormonal afecta directamente al sistema osteomuscular, a la calidad de la piel, la actividad cerebral, el estado de ánimo, el deseo sexual, el control del peso, y la salud en general de las mujeres. Por otro lado, las peculiaridades del organismo de la mujer, especialmente su sistema ginecourinario, hacen que sufran problemas de salud particulares de su género (como todos los relacionados con el ciclo menstrual), y que sean más sensibles frente a algunas enfermedades (como la osteoporosis).

Aunque para todos nosotros funciona el consejo “más vale prevenir…”, en el caso femenino es especialmente cierto. Muchos problemas de salud se presentan o se agravan tras la menopausia; el trabajo de refuerzo del sistema inmunitario y de mantenimiento del organismo “bien alimentado” y en forma, debe empezar en la juventud y mantenerse a lo largo de las distintas etapas de la vida, adaptándose a las circunstancias personales de cada mujer. Evidentemente la dieta y el estilo de vida son la clave para lograr este equilibrio físico y mental, pero los complementos alimenticios pueden ser de gran ayuda en circunstancias concretas. En este artículo hacemos un recorrido por varias de esas circunstancias de salud “típicamente femeninas” y los complementos más adecuados a cada caso.

Muchas mujeres sufren problemas relacionados con el ciclo menstrual. Los más comunes son las alteraciones en la duración del propio ciclo (periodos no regulares), dolor durante la menstruación (dismenorrea), y un tiempo de sangrado prolongado o con mucha pérdida de sangre (hipermenorrea). Mención aparte merece el conjunto de síntomas conocido como Síndrome premenstrual. Dolor abdominal, migraña, tristeza, nerviosismo, cansancio, tensión en las mamas, dolores articulares, hinchazón… son algunos de los síntomas físicos y psicológicos que aparecen entre una y dos semanas antes de la menstruación y que afectan con mayor o menor intensidad a aproximadamente el 40% de las mujeres.

Ante cualquiera de estos problemas siempre es recomendable consultar con el ginecólogo, que con una revisión y a través de un análisis de sangre puede conocer la actividad de las hormonas que intervienen en el ciclo menstrual y determinar si existe algún problema, como ovarios poliquísticos, disfunción ovárica o problemas del tiroides entre otros. Una vez se ha descartado un problema de este tipo, hay varios complementos nutricionales que pueden regular el ciclo menstrual y disminuir estas alteraciones.

 

SALUD MENSTRUAL

Muchas mujeres sufren problemas relacionados con el ciclo menstrual. Los más comunes son las alteraciones en la duración del propio ciclo (periodos no regulares), dolor durante la menstruación (dismenorrea), y un tiempo de sangrado prolongado o con mucha pérdida de sangre (hipermenorrea). Mención aparte merece el conjunto de síntomas conocido como Síndrome menstrual. Dolor abdominal, migraña, tristeza, nerviosismo, cansancio, tensión en las mamas, dolores articulares, hinchazón… son algunos de los síntomas físicos y psicológicos que aparecen entre una y dos semanas antes de la menstruación y que afectan con mayor o menor intensidad a aproximadamente el 40% de las mujeres.

Ante cualquiera de estos problemas siempre es recomendable consultar con el ginecólogo, que con una revisión y a través de un análisis de sangre puede conocer la actividad de las hormonas que intervienen en el ciclo menstrual y determinar si existe algún problema, como ovarios poliquísticos, disfunción ovárica o problemas del tiroides entre otros. Una vez se ha descartado un problema de este tipo, hay varios complementos nutricionales que pueden regular el ciclo menstrual y disminuir estas alteraciones.

 

ONAGRA

El aceite de onagra o prímula es una fuente natural de ácidos grasos esenciales pertenecientes a la familia omega6. Es muy beneficioso por su capacidad para modular el sistema hormonal femenino, por lo que es muy recomendable en caso de ciclos irregulares. Tiene además un conocido efecto antiinflamatorio, que ayuda a prevenir y mitigar los dolores menstruales y varios síntomas del síndrome premenstrual que tienen que ver con la inflamación orgánica. Resulta además útil para disfrutar de una piel sana, saludable e hidratada, gracias precisamente a su contenido en ácidos grasos esenciales. Los efectos positivos se multiplican si complementamos su ingesta con un concentrado de DHA (omega3).

 

ORTIGA

Contiene taninos, unas sustancias que le confieren un valor astringente muy útil para reducir el sangrado en caso de menorragia. Tiene también un efecto beneficioso en la circulación sanguínea y en las enfermedades relacionadas con el exceso de ácido úrico, además de otras muchas aplicaciones.

 

HIERRO

Si el sangrado es muy abundante en todos los ciclos puede ocasionar fatiga o incluso una pequeña anemia, por lo que resulta muy conveniente tomar un suplemento de hierro diariamente, para fortalecer las reservas de este mineral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *