Caléndula en fitocosmética

Caléndula en fitocosmética

Volvemos a la carga con una nueva planta cosmética y, esta vez, escojo una de la que estoy segura que habéis oído hablar: la caléndula. A esta planta también le llaman maravilla, ¡por algo será! Y es que realmente es maravillosa en ámbito cosmético y dermatológico, ya que es una excelente protectora para la piel desde muchos ámbitos de actuación. Sea por sus propiedades sea por la publicidad que le brindan las numerosas marcas de cosmética infantil, es una planta muy conocida y valorada. Por ello y por ser un excelente aliado para el clima seco del otoño, es la planta escogida para este nuevo artículo.

Su color, su olor, su aspecto… hacen que sea una planta entrañable, especialmente cuando está en flor. Y es que no es nada difícil encontrarla en cualquier época del año, por ello, los romanos la llamaron “calenda” que significa “primer día de cada mes” por su prolífica presencia.

CALÉNDULA (Calendula officinalis)
Descripción botánica y hábitat
Es muy abundante en toda Europa, cultivada o asilvestrada, como planta herbácea y de poca altura. Tiene un tallo piloso y de tacto rasposo; y unas hojas verdes, alargadas y vellosas. Destacan sus flores de color amarillo-naranja vivo que pueden verse de primavera a otoño, y sus semillas, por tener formas diversas.

Partes utilizadas en cosmética y principios activos
Se utilizan las cabezuelas florales. Estas contienen saponinas, flavonoides, alcoholes triterpénicos, carotenoides, principios amargos, ácidos grasos, aceite esencial, minerales, azúcares, resinas y gomas, entre otros principios activos menores.

Acción fitocosmética
En el ámbito fitocosmético, ya sea en oleado ya sea en forma de extracto fluido, se utiliza por las excelentes propiedades sobre la piel. Pero hay que tener en cuenta que, según la forma extractiva, tendrá unas propiedades determinadas:

-Las tisanas y los extractos acuosos (sean hidroalcohólicos o sean hidroglicerinados) otorgan una acción antiinflamatoria leve, descongestiva cutánea y suavizante.
-En cambio las tinturas con mayor contenido en alcohol (de 50-80%) suelen poseer una acción antiinflamatoria, cicatrizante, antifúngica, antiséptica y purificante cutánea.
-El oleado de caléndula tiene un efecto regenerador cutáneo, emoliente, antiirritante y calmante. Comentemos, entonces, un poco cada una de sus acciones:
-Descongestiva de la piel: debido a su efecto antiinflamatorio local, puede calmar la piel inflamada o irritada, especialmente cuando se debe a alérgenos o por agresiones externas (frío, sequedad, irritantes, etc.). Para esta acción escogeremos tanto los extractos acuosos como su oleado.
-Suavizante e hidratante: derivado de su composición rica en sustancias grasas, esencia y gomas, favorece la nutrición e humectación de la piel y contribuye a la belleza del cutis.

Para esta acción escogeremos preferentemente extractos acuosos glicerinados, o bien, su oleado
-Ligero vulnerario: derivado de su efecto antiinflamatorio y antiinfeccioso, puede ser ideal para limpiar heridas y favorecer su cicatrización o la regeneración del tejido. En este caso, será más beneficioso escoger las tinturas de alta graduación de alcohol.
-Limpiadora y purificante cutáneo: Por su contenido en saponinas y por su acción antiinfecciosa, puede ser un buen limpiador de la piel, especialmente en caso de pieles acneicas. Para ello, podemos utilizar una tisana o bien extractos hidroalcohólicos. Encontraremos algunas fórmulas en el mercado de limpiadores faciales o corporales con extractos de caléndula.

Productos cosméticos o tópicos sugeridos
-Por todas estas acciones y su delicadeza con la piel, es el extracto de predilección para la elaboración de líneas cosméticas infantiles: toallitas limpiadoras, cremas para pañal, aceites para masaje de bebés, geles de baño suaves, lociones para pieles sensibles…
-Limpiadoras para pieles delicadas o con problemas.
-Productos cicatrizantes y desinfectantes. Tratamientos para acné, micosis, etc. Cremas regeneradoras para heridas, quemaduras, etc.
-Geles de baño, champús y acondicionadores.
-Cremas para piel seca o sensible.
-Lociones post-depilado, post-afeitado o post-solares.

Reglas prudenciales
Para el uso tópico no se han detectado efectos adversos, salvo alergia a las compuestas que puede cursar con dermatitis de contacto.

Remedios y preparaciones útiles
Decocción ligera de flores de caléndula
Para obtener la mayoría de sus principios activos pero no alterarlos demasiado, podemos realizar una decocción ligera, es decir, un cocimiento pero que dure pocos minutos. Para ello dispondremos de una olla con tapa donde añadiremos 10 g de flores de caléndula secas en 300 g de agua de manantial o destilada; llevaremos a ebullición y, entonces, mantendremos a fuego mínimo durante 2 minutos, siempre con el recipiente tapado. Una vez transcurrido ese tiempo, apartaremos del fuego y dejaremos reposar, sin destapar, durante 10 minutos más. Al final, podremos colar, filtrar y reservar para su uso.

Esta tisana resultante podrá usarse para lavado facial limpiador y suavizante, para refrescar los ojos cansados e irritados, para aclarado final del cabello, para bañar al bebé… Pero, debido a ser un elemento muy contaminable, deberá ser usada en un máximo de 48 horas.

Extractos de caléndula
Podemos encontrar extracto o tintura de caléndula en herbolarios o farmacias, pero si no es el caso podemos elaborarlo nosotros de forma sencilla, con orujo o aguardiente. De esta manera, obtendremos un extracto hidroalcohólico de baja graduación y podremos aprovechar sus propiedades calmantes, descongestivas y suavizantes de la piel.

Podemos prepararlo con 50 gramos de flores de caléndula y 250 ml de orujo o aguardiente. Vertemos el orujo en un bote de cristal transparente y con tapa hermética. Añadimos las flores al orujo y removemos bien. Dejamos macerar en lugar cálido y agitamos cada día, tras 20 días, colamos y el líquido resultante, lo filtramos (con un filtro de cafetera), para obtener el extracto líquido y conservarlo en un bote de cristal ámbar y con un cuentagotas. Es recomendable apuntar la fecha de elaboración y consumirlo en el curso de 1 año. Tanto nuestro extracto casero como los que encontremos en el mercado, pueden utilizarse en las formulaciones del 1 al 5%.

CREMA DESENSIBILIZANTE 
Hidratante, calmante y suavizante; reduce la reactividad y la extrema sensibilidad de la piel. Todo tipo de piel. 40 g de Crema base La Redoma Creativa, 10 g de Gel de aloe vera, 10gr de hidrolato de manzanilla, 25 gotas de extracto de caléndula, 20 gotas de extracto glicerinado de malva, 15 gotas de aceite esencial de lavanda fina, 3 gotas de aceite esencial de azahar, 5 gotas de vitamina E natural. Mezclar previamente el hidrolato con el gel de aloe y añadir poco a poco a la crema base. Añadir el resto de ingredientes, uno a uno, a la crema y mezclar bien hasta homogeneizar todo.

LOCIÓN DESINFECTANTE DE HERIDAS
Antiséptica y cicatrizante, apta para aplicar en las heridas o magulladuras, tras su limpieza con agua y jabón. 20 ml de hidrolato de hamamelis, 10 ml de Tintura de equinácea, 15 ml de Tintura de caléndula, 1 ml de aceite esencial de árbol del té, 1 ml de aceite esencial de pomelo, 2 ml de alcohol puro o de 90º, 1 ml de tintura de propóleos.

Mezclamos los aceites esenciales con el alcohol puro. Añadimos el propóleo y mezclamos bien. A continuación, añadiremos las tinturas de caléndula y equinácea, mezclando bien. Y, por último, el hidrolato. Este preparado se conserva unos 12 meses en recipiente de vidrio bien cerrado. Aplicación: añadir unas gotas en un algodón o gasa estéril y aplicar suavemente sobre la zona afectada.

Y para acabar, una fórmula con el oleado de caléndula.

ACEITE DE MASAJE INFANTIL
Apto para cuidar la piel del bebé, para las zonas delicadas o como aceite de pañal. Nutre, descongestiona y protege, a la vez que favorece la relajación y calma el prurito o la irritación. 25 g de Oleado de caléndula ecológico, 25 g de aceite de avellanas virgen, 10 gotas de aceite esencial de lavanda, 5 gotas de aceite esencial de mandarina. Mezclar todos los ingredientes y envasar en frasco de vidrio topacio. Almacenar en lugar fresco, lejos del calor. Aplicar una pequeña porción en la palma de la mano para realizar un masaje en la zona requerida, hasta su completa absorción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

No pierdas de vista estos posts