batidos y licuados detox

Batidos y licuados Detox – Depura tu organismo

Después del largo invierno nuestro organismo necesita prepararse para afrontar la nueva etapa, liberándose de todos los depósitos tóxicos y el exceso de grasa que
hemos acumulado. Es el momento más propicio del año para realizar una detoxificación completa. Los batidos o licuados “Detox” combinan alimentos con virtudes depurativas y antioxidantes con complementos nutricionales, y resultan muy efectivos para limpiar y energizar nuestro organismo. Aunque existen muchas dietas
depurativas más o menos complejas, una solución sencilla y agradable para hacer una depuración orgánica básica es recurrir a bebidas preparadas a base de frutas y verduras, que en esta época están en su esplendor, y que nos van a beneficiar en múltiples aspectos, inclusive ayudándonos a perder esos kilitos de más que hemos acumulado en las pasadas Navidades.

¿Cómo? Primeramente tenemos que eliminar de la dieta los alimentos procesados ricos en grasas, azúcares y sustancias conservantes. Optar por preparaciones culinarias sencillas, e introducir como base de nuestra dieta alimentos que en si mismos tienen una alta capacidad detoxificante y antioxidante, como las verduras crucíferas, el apio, el perejil, los cítricos, el aceite de oliva virgen, el pescado azul y las legumbres y cereales integrales. A estos pequeños cambios le añadiremos una
mayor ingesta de líquidos (entre 1,5 y 2 litros diarios), parte de los cuales serán batidos y licuados Detox, que podemos hacer de una manera sencilla y de forma casera, combinando las virtudes de los alimentos naturales con los complementos nutricionales más adecuados para nosotros, creando así bebidas personalizadas de gran valor nutricional.

Recordemos que no se trata de sustituir los alimentos por estos preparados, sino de utilizarlos como complemento dentro de una dieta equilibrada cuyo objetivo es beneficiar al organismo. La acumulación de grasas en distintas partes de nuestro cuerpo y la hinchazón son signos de acumulación de toxinas; añadir a nuestra dieta habitual alimentos detoxificantes nos ayudará a perder esas grasas y toxinas acumuladas, y a la vez peso, notando además como nuestro cuerpo se deshincha y se incrementa la eliminación de líquidos sobrantes. Su consumo habitual también puede mejorar o inclusive solucionar problemas dermatológicos, ya que la eliminación de toxinas y la hidratación son muy beneficiosas para la piel. Inclusive son recomendables para las personas que se ven expuestas a ambientes contaminados y para los fumadores.

El formato batido o licuado nos permite que esos alimentos detox sean asimilados rápidamente y de forma fácil, por eso son las preparaciones más indicadas para las personas con poco tiempo o pocas ganas de complicarse la vida, así como las que padecen retención de líquidos. Es preferible, si no se está acostumbrado a ingerir alimentos crudos, tomar los batidos o zumos por las mañanas o al mediodía ya que posteriormente, por la tarde, el sistema digestivo va ralentizándose, y podría ser más difícil la digestión. Tanto los batidos como los licuados, se pueden consumir a temperatura ambiente, refrigerados o añadiéndoles 2 o 3 cubitos de hielo, o bien con hielo picado. Lo más importante para que no pierdan sus cualidades es consumirlos lo antes posible tras su elaboración. Utilizaremos  preferiblemente frutas y verduras de temporada, a ser posible de cultivo ecológico, que son las que mejores cualidades nutricionales y organolépticas pueden aportarnos. La sabia Madre Naturaleza nos ofrece en cada temporada, los alimentos que nuestro cuerpo necesita a nivel nutricional. Los batidos verdes, son un verdadero cóctel de enzimas, vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes, que aparte de su función detox, ayudan a oxigenar las células, limpian la sangre y son energéticos.

¿Batido o licuado?
En los batidos mantenemos todas las partes del alimento, sobre todo la fibra, que ayuda al tránsito intestinal y da una sensación de saciedad. En los licuados o zumos se retira la pulpa de la fruta o verdura utilizada, con lo que perdemos parte del valor nutricional del alimento, si bien vitaminas, minerales y sustancias antioxidantes pasan en su mayor parte al líquido resultante, tienen poco valor calórico y resultan más agradables de tomar para algunas personas.

¿Qué es una Detoxificación?
Una Detoxificación, dieta depurativa o plan “Detox” es un proceso de eliminación de los residuos tóxicos que día a día vamos acumulando en nuestro organismo, los cuales incorporamos en nuestras comidas, malos hábitos o a través del medio ambiente. Este tipo de depuración es recomendable como “puesta a punto” en épocas en las que el organismo se ha visto expuesto a mucho estrés oxidativo, principalmente tras periodos en los que hemos llevado una alimentación excesiva o poco saludable, pero también si hemos estado expuestos a contaminantes ambientales, o a situaciones de mucho desgaste físico y/o emocional.

La depuración orgánica puede ayudarte antes de comenzar una dieta de pérdida de peso, limpiando y preparando el cuerpo para el cambio de alimentación. Pero recuerda que en ningún caso puede sustituir a unas pautas de alimentación saludables y equilibradas acompañadas de ejercicio físico, y que si realmente quieres perder peso antes es fundamental acudir a un especialista para que realice un estudio de tu salud y tus necesidades alimentarias reales.

La base de los batidos Detox:
Frutas y verduras
Verduras crucíferas: Col, coliflor, brécol, coles de bruselas Desde tiempos antiguos se han empleado para depurar y desintoxicar el organismo, con una elevada concentración de calcio y también de fibra, ideal para un adecuado tránsito intestinal así como para prevenir la hipertensión.
Verduras de hoja verde: Como berros, espinacas, lechuga… Son excelentes fuente de minerales, betacarotenos y vitaminas C y E. La forma más eficaz es licuarlas en un zumo.
Alcachofa: diurética, aumenta el flujo de orina, favorece la desintoxicación hepática atenuando el impacto de los tóxicos sobre este órgano.
Perejil: es una hierba medicinal, rica en vitamina C, hierro, calcio y antioxidantes.
Apio: Ayuda a la disminución del ácido úrico y los residuos tóxicos, tiene un efecto protector sobre las vías urinarias y contiene mucha fibra, útil para acelerar el tránsito intestinal.
Cítricos: Son la primera defensa contra el ataque de los radicales libres, ya que protegen las lipoproteínas de la oxidación. Además, regulan los niveles de glucosa sanguínea e incide sobre la masa grasa corporal reduciéndola.
Ajo y cebolla: Alimentos ricos en principios activos antioxidantes, ayudan a reducir el colesterol y los triglicéridos. Además, el ajo es un purificador muy poderoso. Limpia los intestinos, depura la sangre y renueva todo el sistema interno.
Frutas: La piña, la sandía, el mango, la papaya. Las ricas en fibra, como frutas del bosque, fresas, granada, kiwi, pera, manzana. También las uvas, dátiles, higos y plátanos, que a pesar de ser más ricos en azúcares aportan a los batidos mucho valor nutricional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

No pierdas de vista estos posts