acupuntura japonesa

Acupuntura japonesa

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Se puede considerar que la acupuntura se originó en China hace más de 2.000 años, y es una disciplina que se ha estado practicando de una forma continuada desde entonces y sigue siendo importante en el sistema sanitario en China, pues el ciudadano chino acude habitualmente a los hospitales donde ésta se realiza junto a la medicina occidental sin ningún tipo de problema. La Medicina Tradicional China (MTCH) está introducida en otros países, en varios de los cuales está incorporada como oferta sanitaria. En la actualidad los métodos y teorías sobre la acupuntura más populares en los países occidentales son los dominantes en la China actual, puesto que en occidente hay muchos sistemas con tecnologías muy avanzadas, exportados por los propios médicos chinos que los han ido incorporando a la medicina tradicional.

 

Acupuntura japonesa

La acupuntura se ha practicado también en otros países donde, partiendo de la raíz común de las teorías chinas, han desarrollado su historia propia, con una metodología específica. En Japón se ha estado practicando desde hace unos 1.400 años, aunque la acupuntura japonesa como tal no ha sido conocida en occidente hasta hace relativamente poco tiempo. Al ser este un país muy occidentalizado, los acupuntores están obligados a tener una gran efectividad en sus tratamientos y a desarrollar métodos que no causen ningún tipo de molestias a los pacientes, con lo cual las técnicas son prácticamente indoloras, pues cuando hay punción ésta se realiza entre 1 y 3 milímetros, con pocas agujas, para lo cual la preparación del acupuntor tiene que ser muy importante, pues se tiene que desarrollar una gran sensibilidad para la localización de los puntos y un gran conocimiento en palpación y valoración de pulsos, etc., pues su interacción con el paciente se basa en la comprobación del efecto de la terapia que se está realizando en el momento de su ejecución.

Las técnicas más importantes que se utilizan en la acupuntura japonesa son:
. Terapia de meridianos: es lo que hemos indicado en los párrafos anteriores.
. Toyohari: es un estilo de acupuntura muy sutil que combina los estados de meditación para equilibrar el “Qi”, energía, a través de instrumentos y técnicas que buscan armonizar y volver al estado de salud al paciente.
. Método Manaka: El Dr. Manaka Yoshio, a partir de un profundo estudio de la medicina china y estimulado por su afán investigador, desarrolló un sistema acupuntural de una eficacia extraordinaria, que él denominó “el método para equilibrar el Yin y el Yang”, un sistema que propone una serie de pasos, partiendo de un tratamiento raíz, junto con los síntomas en los que la dinámica de un Feedback, en el cual el proceso terapéutico irá adaptando a las respuestas del paciente, según se perciban en este.

Los pasos son:
. Armonización del Yin: regulando las tensiones palpables y visibles en la parte frontal del cuerpo.
. Armonización del Yang: regulando las tensiones de la parte dorsal del cuerpo.
. Ajustes manuales, etc., en la estructura global.
. Tratamiento de síntomas concretos: dolor, fiebre, tos, etc.

En el Método Manaka se utilizan muy pocas agujas, generalmente 4, siendo éstas muy finas, y se unen con unos cables conectados por unas pinzas, lo que lo hace prácticamente indoloro. Con una visión teórica moderna, y por su eficacia y sencillez, este sistema se practica y enseña hoy tanto en Japón como en USA, Europa y Australia, con lo que los acupuntores y pacientes se aprovechan de este enriquecedor y espectacular método terapéutico.

. Moxibustión: Es una técnica terapéutica que se puede utilizar sola o acompañada con la acupuntura. La Moxa es el producto que tiene como base las hojas de artemisa. Esta planta crece en las zonas templadas de todo el mundo y es conocida por sus propiedades esotéricas y terapéuticas en muchas culturas tradicionales, aunque sólo en oriente se la ha empleado como terapia quemando o calentando la piel.

En los principios del siglo XX se utilizó en Japón como tratamiento de la tuberculosis y para contrarrestar los brotes de cólera. Su acción produce un gran efecto positivo en el sistema autoinmune, con lo que todas las patologías relacionadas con este se ven mejoradas con su utilización. Varios países de África ya están usándola para tratar la malaria. Es una buena técnica en casos crónicos y difíciles. Hay varias formas de utilización de la moxa:

. En el modelo japonés, la forma más directa se denomina Okyu. En el Okyu se utilizan conos de moxa del tamaño de un grano de arroz, lo que proporciona una sensación de pellizco de calor.
. También se utiliza como forma de cigarro o puro de moxa, con el que calentaremos zonas de la piel o puntos de acupuntura.
. Otra forma de utilizarla es haciendo bolas de moxa, que se insertan en las agujas, lo cual tiene otro efecto, pues el calor se transmite a través de la aguja hacia el interior del cuerpo.

Con esto he querido realizar una aproximación al conocimiento de otra manera de aplicación de la acupuntura en el mundo, en este caso de la acupuntura japonesa, en el que lo sutil toma una importancia especial, tanto en su valoración como en su aplicación. Espero y deseo que les haya resultado interesante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ARTÍCULOS RELACIONADOS

No pierdas de vista estos posts