aceite de semillas de calabaza

Aceite de semillas de calabaza

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email

Tradición y sabor del aceite de semillas de calabaza

De esta curcubitacea se extrae un extraordinario aceite, el aceite de semillas de calabaza, muy apreciado en la alta cocina, tanto solo como mezclado con otros aceites como el de oliva. Ideal para aliñar ensaladas, risottos, sopas, pasta…

Aceite muy utilizado desde antiguo en la medicina natural. Rico en ácidos grasos insaturados (82%), principalmente en alfa linoleico (ácido graso esencial) y en oleico, contiene multitud de oligoelementos: vitaminas E y K, minerales (cinc, hierro, cobre, magnesio, etc), fitoesterolestoesteroles, carotenoides y sustancias antioxidantes. Este aceite se recomienda para problemas digestivos, urinarios (infecciones recurrentes del tracto urinario o retención urinaria) y prostáticos. Se dice que alivia el dolor en la artritis, por sus propiedades antiinflamatorias. Siendo rica en alfa tocoferol (vitamina E) es aún mucho más rica en delta tocoferol (50-100 mg/100 ml), antioxidante más potente in vivo.

El aceite de semillas de calabaza se puede utilizar en guisos y pastelería, pero no para freír. Consumir preferentemente crudo. Recomendado para: Próstata, útero, caries, parásitos (incluida la solitaria), cabellos, uñas, estreñimiento, colitis, vejiga, colesterol, triglicéridos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ARTÍCULOS RELACIONADOS

No pierdas de vista estos posts