Conocer el Yoga

Conocer el Yoga

7 febrero, 2017
/ / /

yoga¿Qué es? ¿Para qué sirve? ¿Tiene algún sentido para los occidentales? Este no es un artículo al uso… compruébelo por favor. Desde un punto de vista pragmático, el yoga es un sistema que con sus divisiones (únicamente metodológicas) pretende un acercamiento al individuo integral, para lo cual el practicante debe deshacerse de la identidad.

El problema es que como todos los sistemas, parte de la identidad egótica para efectuar el acercamiento. Y aquí es donde reside el problema. A menudo el “practicante” no solo parte del ego, sino que no se suelta del mismo, con lo que continua como “practicante” toda la vida. La palabra yoga, alude a Yug, que se traduce como Unión B, la unión del campo físico individual con lo que esta más allá de la mente… no sólo con la mente… o con el espíritu… o el alma… sino con lo que esta más allá, de todo ello. De este modo el cuerpo se convierte en un instrumento en el que “Ser o la Esencia de la Mente” (como la denominan los tibetanos) se expresa en este mundo físico. Con estas premisas, el “practicante” desaparece y la expresión de la actividad del “Ser”, se manifiesta en ese cuerpo.

De este modo, la identidad del practicante ha desparecido y su Yoga es perfecto…. Sin importar las posibles limitaciones físicas que la edad deja entrever… o ¿es que acaso una persona con sus limitaciones de invalidez no puede alcanzar ese estado de desenvolvimiento y convertirse en un verdadero SER HUMANO? El Yoga, no es solo un sistema de asanas (posturas) que se mantienen durante un tiempo, acompasándole con la respiración, cada vez más sutil hasta que desaparece totalmente, lo que indica la “desaparición” de la mente…

Es una actitud en la vida, que surge del interior y que el “practicante” no se propone realizar. En este sentido, por lo tanto sirve para dejar las vivencias del personaje y “realizar” un estado de profundo acercamiento (eventualmente la Unión) al Ser. Dado que la relajación es imprescindible para este fin, aparece poco a poco en el “practicante”. Aquí, déjeme que le explique que relajación es una forma intermedia de la tensión entre la distensión, llevado al extremo mental. Permite un estado de alerta (mental) que surge de la quietud de la mente en un cuerpo físico sin tensiones. (Trate de entender este término “sin tensiones”, que no es lo mismo que distendido). Por favor, dese cuenta de la sutilidad de los campos en los que se mueve el Yoga, y no lo confunda con autohipnosis o con gimnasia más o menos lenta o con represión emocional.

La última pregunta que nos hacíamos al principio, era si tiene algún sentido para los occidentales. En general no… y en todo caso lo tiene para algunos (pocos) occidentales. La mayoría de los que conozco que practican esta disciplina, después de años siguen aferrados a la identidad, incluso se han establecido ella como “practicantes” del Yoga, convirtiendo así la disciplina en una forma de estar en la sociedad, cuando precisamente el “objetivo” (relativo, ya que no hay un objetivo que lograr, ni una meta a la que llegar) sería dejar esa identidad a un lado. Es decir, a menudo se identifican con su “papel” (personaje) de “practicante”.

Como veis, el tema es largo y puede ser muy controvertido. Sobre todo, para aquellas personas que lo practican, como un medio para “ser mejores”, más desarrollados, o “diferentes”, porque el mundo en el que viven, les parece muy “bajo”. Pero con esa mirada, los ojos solo pueden ir de un extremo a otro. ¿Puedo sugerirle que permita a todo su ser (físico, emocional y mental) que se manifieste como ES?

Post a Comment