Solución de problemas – Enfrentarse a los conflictos

Una buena técnica para la solución de problemas consiste en saber enfocarlos, negociar, ceder y llegar a un acuerdo (con los demás y por supuesto con nosotros mismos), es una habilidad que todos deberíamos perfeccionar. Hay dos tipos de conflictos. Los que uno tiene consigo mismo, y los que se tienen con otras personas. Con algunas variantes en la práctica, la posible solución de problemas podría llevarse a cabo siguiendo estos puntos:

1. Identificar el problema, examinar sus causas y situación actual, en todas sus posibles variables.
2. Documentarse sobre el tema, consultando entidades especializadas o asesores independientes. Anotar por escrito para poder reflexionar frente al papel. Evitar chismorreos con personas que puedan interferir o pretender intervenir.
3. Dormir el tema. Durante el sueño, el subconsciente trabaja aportando nuevas ideas. ¡Cuidado que a veces son exageradas!
4. Insistir en la documentación y en estudiar y ampliar lo escrito.
5. Punto clave para la solución de problemas: Ha llegado el momento de realizar un trabajo de preparación interior: mentalizarse en el autocontrol emocional, visualizar las posibles situaciones y la conducta racional y positiva a adoptar, teniendo muy presentes la necesidad de transigir, perdonar, ser generoso, ser paciente, etc.
6. Si se tiene la suerte de tener confianza en un Ser Superior, los ángeles o en cualquier forma de Energía externa, pedirle lo indicado en el punto anterior. No falla.
7. De mutuo acuerdo señalar lugar y hora para el primer encuentro, estableciendo si es posible un orden del día de temas a tratar. Cuanto más secreto mejor, para evitar interferencias.
8. En las reuniones, es una excelente táctica, dejar que el interlocutor principal hable cuanto más mejor, al contrario que los secundarios. Escuchar con calma, aun las peores inconveniencias. Cuando una persona es mal educada, es imposible educarla en una reunión y hacérselo notar es aún peor y sólo empeora las cosas. Hablar poco y sólo después de haber escuchado atentamente. Hay un arma para triunfar en las confrontaciones: la sorpresa. Sorprender con datos oficiales, con testigos o testimonios inesperados, con peticiones imprevistas, con concesiones generosas, etc. Lo ideal es sorprender y no ser sorprendido. Aún no repuestos de la sorpresa, o bien firmar los acuerdos por escrito, o bien buscar una mediación o arbitraje.
9. Puntos básicos para la buena negociación para la solución de problemas:

  • Hay que saber aceptar los propios errores y pedir disculpas.
  • Saber transformar lo negativo en positivo a través de mutuas concesiones. En todo caso, es mejor ser generoso.
  • Nunca ser prepotente y cerrarse de banda en un diálogo. No herir ni de palabra ni de acción.
  • En un acuerdo no hay ni vencedores ni vencidos. En realidad todos alcanzan el éxito.
  • Un buen acuerdo debe ser el principio de una buena relación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *