reflujo gastroesofágico

Reflujo gastroesofágico

El reflujo gastroesofágico (RGE) es uno de los trastornos digestivos mas frecuentes entre la población, es el regreso del alimento junto con ácido desde el  estómago al esófago. El RGE puede darse y se da en condiciones normales en personas sanas sin llegar a provocar síntomas ni lesiones, cuando las provoca, hablamos de enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE). Se produce porque la mucosa del esófago no está preparada para recibir el contenido ácido que regresa con el alimento desde el estómago, lo que ocurre, es que el reflujo continuado acaba produciendo irritación. Cuando se produce dicha irritación, hablamos de “esofagitis” o inflamación del esófago, esta inflamación puede ir desde una leve manifestación a otras mas graves.

El ardor o quemazón que asciende desde el estómago hacia la garganta, también llamado pirosis, es el principal síntoma del reflujo gastroesofágico. Existe un músculo que funciona a modo de válvula entre el esófago y el estómago denominado “esfínter esofágico inferior” que no funciona correctamente, porque se relaja mas veces de lo normal o porque la válvula está debilitada y cuando pasa el alimento y el estómago empieza a soltar sus jugos, estos regresan al esófago lo que provoca los ardores. Esta suele ser una de las principales causas, pero también puede ser debido a una alteración anatómica como la hernia de hiato, en este caso lo que ocurre es que los tejidos del estómago debilitados se van ensanchando y el estómago sube hacia arriba.

La ERGE puede afectar a personas de todas las edades, incluso a niños, pero la mayoría de los casos se da en personas adultas alrededor de los cuarenta años o mas. No hace ninguna discriminación por sexo pero es en los hombres donde se dan mas complicaciones y existen los diagnósticos mas graves. Es muy común durante el embarazo, alrededor de un 70% de las mujeres embarazadas presentan reflujo durante el embarazo, los síntomas pueden comenzar en el segundo trimestre de embarazo, pero su incidencia es mayor en el tercero. Esto ocurre principalmente porque el incremento de la progesterona hace que se relaje el esfínter esofágico inferior y que el aumento del tamaño del útero presione mas el abdomen. Los ardores normalmente desaparecen después del parto.

Existen una serie de factores que favorecen la aparición del reflujo gastroesofágico:
-El exceso de peso
-El alcohol
-El tabaco
-Las comidas abundantes y grasas.
-Tumbarse después de haber ingerido alimentos.
-El embarazo

Por todo ello, uno de los consejos principales para evitar el RGE, es prevenir el sobrepeso, para evitar la presión que ejercería el abdomen, y seguir una dieta baja en grasa. También es importante evitar el consumo de ciertos alimentos y sustancias que relajan este esfínter, como son: El chocolate, el café, el té, el alcohol y el tabaco sobre todo. Y como suele presentarse en multitud de ocasiones durante el descanso nocturno, debido a la posición, es recomendable elevar el cabecero de la cama unos 12 centímetros.

Aunque en general es una enfermedad benigna, su carácter crónico hace que la calidad de vida de las personas que la padecen sea muy mala. En muchos casos siguiendo unas pautas dietéticas adecuadas se soluciona el problema, en otros casos, habrá que seguir además un tratamiento farmacológico, pero sea como sea, si se toman las medidas adecuadas los síntomas mejoran espectacularmente. Los principales cambios que hay que realizar para prevenir o aliviar el RGE tienen que ver con modificaciones en el estilo de vida y en los hábitos dietéticos.

HÁBITOS RECOMENDADOS:
– Evitar el sobrepeso porque aumenta el reflujo, debido a la presión del abdomen. Mantener un indice de masa corporal entre 20 y 25. Es decir, mantener un peso
saludable.
-Realizar un ejercicio moderado, por ejemplo: caminar diariamente.
-Evitar el tabaco o dejar de fumar. Porque el tabaco relaja el esfínter esofágico y puede favorecer la aparición de úlceras.
-No es aconsejable, agacharse y levantarse frecuentemente, sobre todo después de las comidas.
-Evitar la posición de tumbados o recostados, especialmente después de las comidas. Acostarse 2 o 3 horas después de haber ingerido alimentos.
-Dormir con la cabecera de la cama elevada. Elevar el cabecero de la cama de 10 a 15 cm. La idea es que esa posición mantenga el alimento y los jugos en el estómago.
-Evitar la ropa ajustada, las fajas, cinturones, etc. Porque oprimen el abdomen.

RECOMENDACIONES DIETÉTICAS:
-Seguir una dieta saludable y equilibrada. Es importante tener en cuenta la tolerancia individual para hacer una dieta mas variada.
-Evitar las comidas muy abundantes, es mejor hacer más comidas pero menos abundantes. Realizar comidas frecuentes pero de poco volumen. Realizar 5 o 6 comidas al día.
-Comer despacio y masticando bien los alimentos.
-Evitar los alimentos y bebidas que relajan y disminuyen la fuerza del esfínter esofágico, como: Alcohol, menta piperita, chocolate, ajo, cebolla, mantequilla, nata,
leche entera, aceite, margarina, carnes grasas y fritos.
-Evitar los alimentos o bebidas que irritan o lesionan el esófago: los cítricos (naranja, limón…), tomate, uva, café, pimienta, el pimentón, la cayena, los alimentos muy fríos o muy calientes, los alimentos picantes o muy condimentados.
-Evitar los caramelos y chicles porque se traga mucho aire lo que aumenta el reflujo.
-Evitar las bebidas carbonatadas y en todo caso si se consumen hacerlo fuera de las comidas. En general, es preferible consumir las bebidas y los líquidos fuera de las comidas para que no aumente demasiado el volumen del estómago.
-Evitar los alimentos que aumentan la secreción ácida como el alcohol y en particular la cerveza.
-Evitar los alimentos muy dulces.

 

CÓMO COCINAR:
Las técnicas de cocina mas recomendables son la plancha, el horno, hervido, al vapor, al papillote, etc. Es decir, técnicas que nos faciliten cocinar sin o con muy poco aceite. Es recomendable elegir alimentos que no necesiten demasiada cocción y las técnicas que usemos sean suaves. Están desaconsejados los guisos, estofados, las frituras, los empanados, rebozados y salsas. Las comidas deben de ser suaves y es recomendable no mezclar demasiados alimentos en una misma ingesta. A la hora de condimentar, preferir el vinagre de manzana al de vino o limón, aunque dependerá de la tolerancia individual. Evitar el ajo y la cebolla crudas, evitar también las especias muy fuertes y picantes como la nuez moscada, la pimienta, la cayena y el pimentón. Utilizar hierbas aromáticas como el eneldo, el tomillo, el laurel y el eneldo.

ALIMENTOS RECOMENDADOS:
Lácteos: Los menos grasos, Leche desnatada o semidesnatada, yogur desnatado, queso fresco, etc. Vegetales: Todos menos el tomate y el pimiento. Para  neutralizar la acidez, son vegetales especialmente recomendables la zanahoria y la patata. Frutas: Maduras, no ácidas, asadas o en compota. Cereales: Todos. El arroz ayuda a desinflamar la mucosa digestiva. Legumbres: Todas, cocinadas con vegetales. Carnes: Bajas en grasa (pollo sin piel, pavo, conejo…). Pescados: Todos. Huevos: Cocinados sin aceite o con muy poco. Aceites: Aceite de oliva, en pequeñas cantidades. Bebidas: Agua, infusiones (regaliz, manzanilla, tila, melisa, espino albar), caldos desgrasados. Mejor fuera de las comidas.

ALIMENTOS NO RECOMENDADOS:
Lácteos: Lácteos enteros, quesos fuertes o muy grasos, postres con nata, eche condensada, etc. Vegetales: El tomate y el pimiento. Frutas: Naranja, piña, limón, kiwi y mandarina. Fruta poco madura, muy ácida, en almíbar o desecada. Cereales: El pan poco y recién horneado (tipo baguette). Carnes y pescados: Cordero, embutidos, aves con piel, pescado en escabeche y en salazón. Grasas o aceites: Todos. Azúcares y dulces: Chocolate,la miel, los postres muy dulces, productos de pastelería y bollería. Bebidas: Alcohol, infusión de menta, café, descafeinado, té fuertes, refrescos con gas, refrescos azucarados o muy ácidos. Otros: Alimentos precocinados por estar muy condimentados.

 

MENÚ PARA EVITAR EL RGE
DESAYUNO
• Rodaja de melón o unos arándanos o frambuesas.
• Leche o yogur desnatado.
• Cereales o tostadas con mermelada sin azúcar o una cucharadita de aceite de oliva.

MEDIA MAÑANA
• Una pera o un yogur desnatado o una rebanada de pan con pechuga de pavo cocida.

COMIDA
• Legumbres con verdura o pasta con champiñones y gambas o un arroz con pollo.
• Queso fresco desnatado con mermelada sin azúcar.
• Pan.

MEDIA TARDE
• Sandwich de atún o un yogur desnatado con nueces.

CENA
• Una tortilla o pechugas de pollo o merluza con una guarnición de verdura al vapor, cocida o a la plancha.
• Una manzana o un yogur desnatado
• Pan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

No pierdas de vista estos posts