Origen del masaje

Podemos decir que el origen del masaje se remonta al inicio de la humanidad, pues hoy, al igual que entonces, nos tocamos, amasamos, comprimimos, frotamos, etc. para intentar aliviar esa zona con molestias. Las primeras fuentes escritas, citando recomendaciones e indicaciones de masaje (aunque este término no se utilizará hasta 1779) provienen de oriente: de China son los libros de Kong – Fou de Tao – Tse, y el Nei-King entre los años 2700 y 2596 antes de Cristo, y de India los libros Veda entre 1800 y 1550 A.C.

A partir de aquí viene la época greco – romana, desde Hipócrates de Cos (460 – 380 a. C.) a Galeno (120 – 199). Y durante la edad media seguirán esta tradición. Hay dos factores que frenan el avance de las técnicas de masaje: por un lado, durante la caída del imperio romano, degeneran o se pervierten estas técnicas hacia el erotismo y el libertinaje; y por otro, el cristianismo, que considera el contacto físico como pecaminoso y sólo se preocupa de las dolencias del alma ó espíritu. Paralelamente se desarrollan otros métodos, la medicina japonesa (450 – 600) basada en meridianos, presiones, masaje chino, proveniente de la medicina coreana y china. La árabe con Avicena (930 – 1037) fundamentalmente, quien en su Canon de Medicina, establece ya indicaciones precisas para la aplicación del masaje, ejercicio y baños.

Y así llegamos al renacimiento, finales del siglo XV y principios del XVI donde revive el interés por la salud física, revisan los tratados anteriores y se avanza de forma notable en maniobras, dosis, intensidad, tiempo, publicándose importantes obras. Pero no es hasta el siglo XIX con Per Henrik Ling y seguidores, cuando se consolida el masaje y consigue un reconocimiento general entonces y ahora, creando el llamado Masaje Sueco.

A partir de esta época el masaje ya no es algo que se realiza de modo intuitivo, se estudia sus bases fisiológicas, se especifican los métodos y maniobras para las distintas finalidades a conseguir…, paralelamente y avanzando en el tiempo, surge la Osteopatía, la Quiropraxia, se diferencian distintos métodos ó técnicas: el Masaje Sueco, Masaje Reflejo, Drenaje Linfático Manual, Masaje Deportivo, Masaje Transverso Profundo (Cyriax), Shiatsu, Quiromasaje, Masaje de Polaridad, Masaje Californiano o Esalen, Masaje de los Tejidos Profundos, Técnica Neuro Muscular, Shiatsu, Trager, Rolfing… y por supuesto los que mezclan maniobras de distintas técnicas para conseguir el fin propuesto. Hoy en día podemos recibir también masaje provenientes de oriente como el Masaje Tailandes, Chino, Chi Nei Tsang…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *