Tursimo y cambio climático

El cambio climático es un fenómeno que nos afecta a todos, sin distinción alguna. El uso indiscriminado de combustibles fósiles que envían gases venenosos a la atmósfera, provocando el fenómeno del efecto invernadero, está elevando las temperaturas en la Tierra, generando un cambio climático que ya deja sentir sus efectos en diferentes ámbitos. Si bien, las comunidades empobrecidas se destacan como las más afectadas, el turismo no puede ser señalado como causante del mismo, pero si es reseñable su cada vez mayor contribución al cambio climático. Mientras que los niveles del mar, la desertificación, la deforestación o el derretimiento de la nieve y los glaciares dañan la economía del turismo, el sector también contribuye a través de su propia existencia en el proceso de calentamiento global.

El cambio climático y la mitigación de la pobreza seguirán siendo preocupaciones fundamentales para la comunidad internacional. El turismo es un elemento importante en ambos casos. Una vez más, se pone de relieve la importancia y necesidad que el turismo “responsable” y será esta actitud la que marque las pautas a seguir de la futura estrategia turística global.

• El turismo es responsable de alrededor del 5% de las emisiones globales de CO2.
• El sector del transporte, incluyendo el aéreo, coche y tren, genera un 75% de todas las emisiones. En términos de emisiones de carbono, el transporte aéreo genera un 54-75%. Viajar en avión es considerado el principal contribuyente al calentamiento global del turismo.
• El sector hotelero representa aproximadamente el 20% de las emisiones procedentes del turismo (calefacción, aire acondicionado y mantenimiento de restaurantes, piscinas, etc.) Este dato varía dependiendo de la ubicación y el tamaño de la infraestructura, así como del tipo de establecimientos.
• Las diferentes actividades y recursos turísticos (tales como museos, parques temáticos, eventos o locales comerciales) también contribuyen a cierta cantidad de emisiones (aprox. 3,5%).

En la señalada relación Turismo-Cambio Climático, los efectos negativos sobre los destinos turísticos también son mayores que los positivos:

Subida del nivel del mar
Existen regiones “turísticas” que permanecen en constante amenaza, pequeñas islas y las regiones costeras se ven afectadas por la subida del nivel del mar.

Desertificación y escasez de agua
Afecta a las comunidades locales y turistas.

Deforestación y daño a la biodiversidad
Afecta a los ecosistemas y a los sumideros del carbono, al mismo tiempo que reduce y reduce y/o elimina la demanda de determinados destinos.

Fusión de la nieve y de los glaciares
Una de las causas directas del aumento del nivel del mar, y que afecta a las montañas y a las estaciones de esquí, lo que reduce y/o elimina la demanda de ciertos destinos que dependen de las condiciones climáticas.

El sector turístico tiene grandes desafíos para minimizar esos impactos negativos. El sector hotelero por su parte tiene la oportunidad de reducir la energía utilizada favoreciendo el uso de energías alternativas y métodos de aislamiento eficientes, además de fomentar y desarrollar iniciativas para promover la utilización de los productos locales.

El transporte aéreo sigue siendo el principal desafío y actualmente si bien es cierto que trabaja en la búsqueda de combustibles alternativos, también es lo es que el aumento del número de vuelos motivado por el incremento del turismo internacional, contribuye en mayor medida al cambio climático. Actualmente, la estrategia de mitigación de los Gases de efecto invernadero, que afectan al cambio climático, radica en:

. Reducir las emisiones de carbono, considerando la utilización de medios alternativos de transporte.
. Medir la huella de carbono asociada a los viajes, mediante el uso de calculadoras de emisiones de carbono.
. Compensar las emisiones de carbono mediante la compra de créditos de carbono certificados o apoyar proyectos de compensación, como la plantación de árboles, la energía renovable, la conservación de la energía y la educación ambiental.

Ha llegado el momento de que el mundo del turismo formule al unísono una estrategia de oposición a un fenómeno que debe entenderse como el mayor obstáculo que tiene ante sí la sostenibilidad del turismo en el siglo XXI y comiencen a aplicar la estrategia turística desde el turismo responsable.

El clima está cambiando y continuará cambiando como resultado del incremento de gases de efecto invernadero en la atmósfera. Hay muchas incertidumbres acerca de este cambio, pero los posibles efectos regionales que provoque se cree serán profundos.

Los turistas o viajeros también tenemos mucho que decir y hacer por reducir esos impactos que incrementan el Cambio Climático. Debemos empezar a adoptar posturas que reduzcan la huella de carbono durante nuestros viajes.

Algunas recomendaciones que podríamos empezar a poner en práctica estas próximas vacaciones de verano:

• Intenta no utilizar tanto el transporte aéreo
• Si vas a volar intenta realizar vuelos directos y no realizar varias escalas, el momento del vuelo en el que se emiten más gases de efecto invernadero, es el despegue.
• No lleves equipaje innecesario, cuantos más kilos lleves en tu maleta más kilos de CO2 estás emitiendo.
• Durante tu viaje utiliza medios de transporte ecológicos y públicos.
• En el destino consume productos locales que además de favorecer la economía local, en su producción o elaboración se habrá producido una huella de carbono mucho más reducida que un producto que llegue de lejos.
• Busca alojamientos que apliquen la eficiencia energética y durante tu estancia reduce al máximo el consumo energético.
• Minimiza al máximo la generación de residuos durante tu viaje, de esta manera no se generará huella de carbono por la gestión de los mismos.

Y si además de todo esto quieres compensar las emisiones de CO2 que has producido con tu viaje y estancia, busca proyectos de apadrinamiento de árboles y de regeneración de suelos degradados para apoyar y que de esta manera se fije todo el CO2 posible producido durante tu viaje. Recuerda, procura que la única huella que quede de tu paso por un lugar sea la de tus zapatos.