Revista Vida Natural nº 42 – Verano de 2016

2,50

Revista Vida Natural nº 42, edición de Verano de 2016. Este número se centra en TRÁNSITO INTESTINAL: CLAVE PARA UNA BUENA SALUD e incluye colaboraciones de expertos como Fernando Béjar, Julián Marcilla, Equipo de Nutricionistas de Sbeltary, Montse Bradford, Luis Molero Alfageme, Beatriz Lavado, Mónico Sánchez, etc. La planta medicinal de este número es el CASTAÑO DE INDIAS.

 

Hay existencias

Categoría:

Descripción

Confesémoslo. Todos tenemos alguna afición que nos da un poco de vergüenza confesar… Cantar desafinando en la ducha, leer libros tontos de amor, cotillear el jardín del vecino por encima de la valla… A mi, por ejemplo -y que esto quede entre nosotros- me encantan las películas de zombis. Me fascinan esas situaciones apocalípticas en las que una epidemia incontrolable acaba con media humanidad y devuelve el planeta a la fauna y la flora salvajes. En las que de pronto, todas esas cosas que nos importan tanto y que hacen girar el mundo -dinero, posición, poder-, pasan a no ser nada y el orden de las cosas se altera de tal modo que saca lo peor y lo mejor de las personas.

Mera imaginación, algo que no debe preocuparnos porque nuestro sistema económico y de salud garantiza que este tipo de “accidentes” no puedan ocurrir, ¿no? Porque las epidemias que nos amenazan hoy en día las tiene perfectamente patentadas y controladas la OMS, ¿no? Saltan las alarmas y se cierran fronteras, se estudian vacunas, se aísla a los afectados. Son epidemias ruidosas, se las oye venir.

Hay sin embargo otras epidemias silenciosas, que se han hecho un sitio entre nosotros, y que aceptamos como si fuesen inevitables. Son epidemias que no dependen de un virus mutado o de una bacteria incontrolada. Son las originadas por nuestro propio modo de vida y por nuestra alimentación. La doctora Miren Marín escribe en este número de verano sobre la Diabetes, dándole el nombre de “epidemia del siglo XXI”. La diabetes de tipo 2, que supone un 90% de los casos, ha tenido una escalada alarmante en los últimos años, especialmente entre los niños. Es una enfermedad de consecuencias graves, que está directamente relacionada con el sobrepeso y el sedentarismo. Es decir, aunque pueda haber un componente genético en algunos casos, en la mayoría es una enfermedad adquirida y/o agravada por los hábitos de alimentación. El tipo de alimentación procesada que nos ha invadido está llena de azúcares, grasas y químicos, que perjudican enormemente la salud, causando no solo Diabetes, sino otras muchas enfermedades.

El mal tránsito intestinal, o la proliferación de la bacteria Cándida Albicans en el organismo -temas que tratan otros artículos de este número-, también tienen una relación directa con la mala alimentación. Y esta si es una epidemia real, de la que hay que preocuparse y ocuparse. ¿Les sale a cuenta a nuestros gobiernos permitir que la industria alimentaria haga negocio con productos que perjudican a la larga la salud de las personas, y pagar luego a la industria farmaceútica los medicamentos para atajar las enfermedades que esa mala alimentación ha propiciado? ¿No sería más lógico tomar medidas para que la comida sana y de calidad tenga un precio al alcance de todos? ¿Dotar al sistema de salud de medios para realizar una medicina preventiva, que a la larga derivará en menores gastos posteriores en tratamientos? ¿Educar para un consumo responsable?

Quiero creer que este cambio en la forma en que tratamos la Salud es posible, porque somos personas inteligentes y esto no es una película de zombis…

RUTH ALDAY. Directora de Vida Natural.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.